6 Consejos Para la Higiene del Runner

La ropa deportiva que utilizas y los lugares que frecuentas cuando haces deporte son a menudo un depósito de hongos, bacterias y virus. Una buena práctica de higiene del runner ayuda a mantenerte con buena salud y aleja esos feos olores, así como también infecciones que pueden no ser graves, pero que de todos modos siguen siendo fastidiosas.

¿Cuántas veces te ha pasado que, en el entusiasmo de tus entrenamientos, pierdes de vista tu higiene personal? Solo bastaría observar algunas simples reglas y ser ingeniosos, para evitar que tus olores sean una molestia para los demás, y sobre todo para prevenir la aparición de infecciones que puedan influir negativamente en el rendimiento deportivo. He aquí algunos consejos.

1.      Cuida las Uñas

Las uñas ennegrecidas, en realidad, pueden causar ciertos problemas. Si tus uñas tienen un aspecto poco saludable podría ser debido a la presencia de algún hongo, que absolutamente se puede curar.

Otro consejo que te brindamos es de cortarlas regularmente: las uñas largas son un escondite ideal para el sucio y los gérmenes. El momento ideal para hacerlo es después de la ducha (cuando son más blandas).

Otro problema pueden ser las uñas encarnadas, si deseas evitar este inconveniente presta atención a no redondear los bordes cuando las cortes, o acude a un podólogo.

2.      Ropa Deportiva Siempre Limpia

La ropa sport traspirable no significa que después de una carrera se mantiene limpia. Toda ropa atrapa bacterias y, por tanto, utilizar siempre la misma, sin antes lavarla, puede ser riesgoso. Con excepción de los pantalones, pero lo que es franelillas, franelas, y ropa interior deben lavarse cada vez que las usas para entrenar.

Comprar libro Consejos para corredores
Comprar libro Nociones sobre lesiones comunes en los corredores
Comprar libro Guía útil para runners principiantes
Comprar libro Consejos para corredores
Comprar libro Nociones sobre lesiones comunes en los corredores
Comprar libro Guía útil para runners principiantes
Comprar libro Cuando correr es un estilo de vida

3.      Si Viajas en Medios Públicos…Lleva una Ropa de Cambio

La única cosa horrible de ir en la metropolitana llena de gente es toparse con un pasajero oloroso a bordo, y más si se trata de un runner que acaba de finalizar su entrenamiento deportivo. Si después de tu rutina running debes tomar los medios de transporte públicos para regresar a casa recuerda llevar una ropa de cambio contigo.

Ciertamente, no es como bañarse, pero usar ropa limpia y seca puede enmascarar tu olor. Además, tus compañeros de viaje te lo agradecerán infinitamente.

4.      Dedica Tiempo a la Ducha

Sabemos que eres una persona muy ocupada: el entrenamiento, el trabajo, los niños, las labores domésticas, entre otros. Pero cuando es el momento de la ducha, ¿eres de los que buscan siempre bañarte rápidamente? ¡Nada más equivocado que eso! Concédete más tiempo para ti mismo: usa un jabón anti microbios, pasa una esponja en todo el cuerpo para eliminar las células muertas, lava bien la piel para que pueda respirar y, sobre todo, relájate, ¡te lo mereces!

5.      Atención Con Las Zapatillas

Las zapatillas  son las primeras en desprender un feo olor, porque contienen un gran número de gérmenes y bacterias. Presta atención y busca mantenerlos lejos de la vista, y en especial del olfato de otras personas. Recuerda luego, lavarlos muy bien al menos una vez al mes.

6.      Lleva Contigo un Gel Antibacterial Aromatizado

Está de más decir que, siempre es bueno llevar contigo un gel antibacterial, pues en caso de que por alguna razón te hayas ensuciado las manos, puedes aplicarte el antibacterial y desinfectarlas, así como en cualquier otra parte del cuerpo. Nada mejor si eliges de las marcas que además tienen un aroma agradable.

Sabemos que es normal que después de toda rutina, sudemos y emitamos ciertos olores, pero es por ello que debes mantener buenos hábitos de higiene personal en tus entrenamientos, antes y al finalizar los mismos, a su vez darías una buena impresión de ti mismo, y no te catalogarían como “el oloroso”.