Arritmia al correr ¿Qué puedo hacer?

Siempre tenemos razón de tener temor de la aparición de cualquier dolencia que pueda comprometer la salud del corazón, y aunque son muchas las enfermedades cardiológicas que puedan surgir, entre las más comunes están las arritmias. Un atleta al correr puede parecer esta dolencia que aqueja a millones de personas en todo el mundo, sin distingo de edad. A continuación presentaremos desde una perspectiva deportiva todo lo relacionado a las arritmias, y sobre todo, como podemos actuar ante esta situación que puede comprometer no solamente nuestra salud, sino también nuestra carrera running al actuar negligentemente.

¿Qué es una arritmia y como se manifiesta?

Una arritmia es una aliteración del ritmo cardiaco, que se presenta por momentos, en muchas ocasiones aparece cuando estamos siendo sometidos a alguna demanda específica de energía, ya sea que estemos caminando, trotando o también puede suceder si estamos sin hacer ninguna actividad. La arritmia se está presentando cuando tenemos una sensación de ahogo, taquicardia, y una especie de malestar en el área del tórax, en algunas ocasiones la persona puede sentirse tan descompensada que puede llegar hasta el desmayo, lo que amerita que sea trasladada a una sala de emergencias para recibir tratamiento cardiológico.

La arritmia en un runner puede ser silenciosa.

Y aunque como mencionábamos, la arritmia puede aparecer cuando no se está entrenando, algunos deportistas que la padecen podrían no sentir ningún síntoma durante el entrenamiento, en algunos casos es diagnosticada de forma circunstancial, es decir, el runner puede acudir a una revisión de rutina, incluso para ser tratado de una dolencia que no tenga nada que ver con el corazón, y en una habitual toma de tensión y ritmo cardíaco puede detectarse la arritmia. He allí la importancia de periódicamente procurar asistir a una evaluación médica general, mucho más cuando estamos expuestos prácticamente a diario a un entrenamiento que amerita esfuerzo físico.

Visitar al cardiólogo es la clave.

Si tenemos algunos de los síntomas descritos con anterioridad, es muy importante  que acudamos a una evaluación médica con un cardiólogo. Estos especialistas lo primero que recomendarán es la realización de un electrocardiograma ya sea varias veces al día o lo que se conoce como un Holter electrocardiográfico, aparato que se coloca al paciente y que mide el ritmo del corazón durante 24 horas continuas. Por más renuentes que seamos en nuestro deseo de visitar a un médico, hay ocasiones que lo ameritan, y ésta es una de ellas.

¿Hay personas más propensas a la aparición de arritmias?

En el ámbito deportivo, es más común que las arritmias aparezcan en deportistas que ejecutan disciplinas donde se necesita una amplísima resistencia y excelente condición física, como el futbol y atletismo, por solo colocar dos ejemplos. También puede tener una incidencia en la aparición de arritmias el entrenamiento exagerado, más allá de las capacidades que nuestro cuerpo puede tener. A su vez, es también trascendental, la genética que se pueda tener, las probabilidades de que una persona cuyo padre o madre, abuelos o hermanos hayan tenido o padezcan en la actualidad de arritmias, serán más propensas sufrir esta enfermedad coronaria.

Dispositivos usados en el running que ayudan en la detección de arritmias.

El desarrollo tecnológico ha permitido que se puedan integrar al deporte algunos dispositivos, que más allá de hacer más cómoda la práctica deportiva, tienen una utilidad fundamental en algunos casos, en esta oportunidad nos podemos referir a un aparato muy utilizado en el running y nos referimos al pulsímetro, que puede evidenciar fluctuaciones fuera de lo normal en el ritmo cardíaco. A su vez, otros aparatos que pueden tener ésta y otras funciones, pueden hacer grandes aportes para detectar problemas en nuestra salud.

¿Una arritmia puede limitar nuestras actividades running?

La idea siempre será que no dejemos de entrenar, sin embargo, en el caso de la arritmia muy probablemente mientras se detectan sus causas y tratamiento, sea recomendable suspender cualquier actividad física como el running. Las arritmias mejoran con el tratamiento, incluso pudiendo llegar a desaparecer, en otros casos se pueden requerir tratamientos más profundos que pueden llegar hasta la intervención quirúrgica, pero en la mayoría de los casos las arritmias tienen un mejor pronóstico si el paciente además realiza alguna actividad física. El secreto estará en acudir al médico en el momento preciso, nunca postergues la visita al especialista y mantente atento a todo lo que sientas en tu cuerpo.