Combatir la Fatiga con Estos 5 Consejos

La fatiga es como un monstruo que nos aleja del entrenamiento running y nos quita el placer de correr, nos pone entre la espada y la pared, entre el deseo de lograr nuestras metas de carrera y la necesidad de parar para descansar por el agotamiento físico que experimentamos. A pesar de todo, no te desanimes si el cansancio comienza a aparecer durante tu rutina, aquí te brindamos 5 consejos para combatirlo.

Desafortunadamente no estamos hablando de remedios milagrosos que te harán alcanzar tus resultados sin sentir fatiga, pero con algunas simples precauciones puedes afrontar mejor el agotamiento y sufrir menos sus efectos.

Tranquilo, que no se trata de cosas difíciles de hacer o reglas estrictas a seguir, sino solo de modificar ligeramente nuestros hábitos para readaptarlos con la finalidad de mejorar el performance deportivo según nuestro potencial. Son pequeños trucos que simplifican la vida del runner.

1.      Dormir Regularmente

Dormir al menos 7 horas cada noche es absolutamente indispensable, mejor aún si logras dormir las 8 horas. Además de levantarte temprano sintiéndote renovado y de haber reposado, te sientes con más energía.

De esta manera, permitirás que tus músculos se recuperen (reparándose) del entrenamiento (fatiga muscular) y, que tu cerebro encuentre la energía necesaria para desarrollar cada trabajo que tengas programado.

2.      Potencia Tus Músculos Core

La palabra Core se refiere a todos los músculos del pecho, hombros, cuello, brazos, que colaboran en conjunto, y ayudan a tener una posición más correcta mientras corres.

En el momento en que tengamos una postura óptima también el esfuerzo será inferior y, en especial, no sobre cargaremos al cuerpo con movimientos imprecisos, esto implica una recuperación más rápida de los entrenamientos.

3.      Agua, Jengibre y Omega 3

Desde siglos en todas las medicinas orientales el jengibre ha sido un antiinflamatorio muscular natural. En adición a esto, beber agua caliente con jengibre y limón ayudará tantísimo, bien sea en la digestión como en la recuperación de la fatiga y cansancio general.

Paralelamente, puedes a la vez optar por los integradores de Omega 3 que intervienen en el control pro-inflamatorio. Un punto importante es que no debes olvidar una correcta hidratación en el deporte pues puede ayudarte a sentir menos el agotamiento. Los beneficios son realmente sorprendentes en el performance deportivo.

4.    Ducha Fría

No nos referimos a “bañarse con agua helada”, pero es aconsejable que te sumerjas en una bañera con agua fría inmediatamente después del entrenamiento. De este modo mejorarás la circulación sanguínea en las piernas (expulsando a su vez las toxinas por el ejercicio), y evitarás esa sensación horrible de cansancio físico y pesadez.

5.      Usa Cremas Específicas

Puede que sea un efecto placebo o que realmente sean eficaces, pero utilizar las cremas deportivas “post entreno” puede reducir en gran medida el efecto de las agujetas musculares producido por el ácido láctico que se libera en el ejercicio, y sobre todo en rutinas de alto impacto e intensidad. También se conoce por sus siglas en inglés como DOMS (delayed onset muscle sore, cuya traducción corresponde a dolor muscular tardío).

Es Todo una Cuestión de Equilibrio

En la carrera es la misma cosa: la resistencia es sumamente indispensable, si por el contrario nuestros sistemas corporales no están equilibrados, sirve solo hasta un cierto punto. De allí que haga falta desarrollar armoniosamente y proporcionalmente todo el cuerpo, sin olvidar ningún músculo.

¿Entonces bastaría solo correr para entrenar? ¡No! Lo repetimos debes entrenar integralmente el cuerpo, y en particular, adoptar técnicas de entrenamiento que permitan un fortalecimiento inteligente de la musculatura. Pues no se trata tanto de aumentar por mucho el volumen de los músculos sino de incrementar la fuerza y resistencia en el running.