Combina el Entrenamiento de Peso Corporal con la Carrera

Para aquellos que son atletas saben que se requiere establecer objetivos y metas deportivas para alcanzar con determinación, esfuerzo y, fuerza de voluntad, pero ¿cuál es el objetivo preciso que se persigue?

 Se identifican cuatro características en las cuales cada deportista debería concentrarse:

  • Velocidad.
  • Fuerza.
  • Movilidad.
  • Resistencia.

El objetivo de cada deportista es desarrollar estas habilidades y mejorarlas paso a paso. Dicho de otra manera, parte del trabajo consiste también en reconocer las propias fortalezas y debilidades, así como desarrollar la fuerza de voluntad necesaria para mejorar e ir más allá de los propios límites.

Un atleta conoce su cuerpo y sabe de lo que es capaz, y se entrena en las bases del movimiento natural de la carrera.

¿Por Qué Entrenar con el Peso Corporal?

La mejor manera para alcanzar los objetivos que hemos mencionado es a través del entrenamiento con el propio peso corporal. No te sentirás distraído por las maquinas que encuentras en un gimnasio ni por los pesos, y trabajarás sólo con lo que te ha brindado la madre naturaleza: tu cuerpo.

En lugar de ejecutar movimientos pocos naturales, se trata de llevar a cabo movimientos para los cuales el sistema muscular ha sido especialmente creado. No es entrenar músculos particulares sino grandes grupos o cadenas musculares que trabajan al mismo tiempo y de manera funcional.

Visto que las secuencias de movimiento pueden ser complejas, el cerebro y el cuerpo deberán trabajar en conjunto. Como resultado, el movimiento será más coordinado y ágil. En otras palabras:

  • Se desarrollará una mayor inteligencia motora.

Esto quiere decir que serás capaz de aprender nuevos esquemas motores más rápidamente, y en segundo lugar que la postura corporal y el modo de caminar mejorarán, por lo que las actividades cotidianas serán más simples y naturales.

En resumen, tendrás una mayor conciencia de tu cuerpo. Cuando te entrenas regularmente con tu propio peso corporal, esto no solamente te hará más fuerte y resistente (tanto desde el punto de vista muscular como cardiovascular), sino que favorecerá también tu movilidad, coordinación, estabilidad y, tu equilibrio. Estas características son esenciales para entrenar adecuadamente en cualquier otra habilidad atlética.

¿Para Qué Sirve la Carrera?

El movimiento más intuitivo para los seres humanos sigue siendo la carrera. Cuando corremos lo hacemos según el movimiento más natural. Los antropólogos y físicos afirman que los seres humanos están “hechos para correr”, y detrás de esta afirmación existe un motivo.

Cuando corremos usamos alrededor del 70% de nuestros músculos, mucho más que en cualquier otro movimiento. Por esta razón, la carrera es fundamental en casi cada deporte y es parte integral de un programa de entrenamiento coherente.

Para iniciar, cada atleta debe tener un mínimo nivel de resistencia que puede alcanzar a través de un entrenamiento compuesto por breves sprints y carreras de media y larga distancia. La resistencia de base es una habilidad fundamental porque mejora los rendimientos y la circulación sanguínea,y conlleva beneficios para el corazón y los pulmones.

Correr te ayuda a aumentar el tamaño del corazón y la fuerza del latido cardíaco, haciendo más elástico los vasos sanguíneos y aumentando la capacidad pulmonar. En consecuencia, se favorece el flujo de oxígeno y de las sustancias nutritivas hacia todos los órganos, esto a su vez implica un mejoramiento del rendimiento tanto físico como mental, incluso mientras se está en reposo.

Otro de los beneficios que conlleva es que la mente es más libre, las habilidades cognitivas se refuerzan, las hormonas del estrés disminuyen y se liberan endorfinas.

¿Por Qué Deberían Combinarse Los Dos Tipos de Entrenamiento?

Al combinar el entrenamiento a peso corporal y la carrera los músculos serán más fuertes y resistentes, y por tanto serás más atlético. Corriendo lograrás mejorar tu habilidad física para completar entrenamientos intensos de manera más sencilla. Poco a poco respirarás en una manera más controlada y eficaz, el flujo de sangre hacia los músculos mejorará y lograrás recuperarte más rápidamente.

En sí, los niveles de resistencia aumentarán, incluso durante el entrenamiento. Por su parte, el entrenamiento a peso corporal mejorará tu estabilidad, equilibrio, coordinación y agilidad; es decir, todas esas habilidades que te serán de gran ayuda durante la carrera.

Adicionalmente, te ayudará a tener una mejor coordinación motora para evitar los obstáculos más fácil y rápidamente, y serás más consciente de tus movimientos. Las articulaciones y los ligamentos se refuerzan y funcionan de manera más eficiente. Además de que tu técnica de carrera continuará mejorando con el tiempo.