¿Cómo bajar de peso con la alimentación y el running?

Una de las principales motivaciones para empezar a correr puede ser el deseo de bajar algunos kilos de más, sin embargo, y aunque ésta sea la motivación principal por la cual muchos puedan iniciar su camino en el running, se deben considerar ciertos elementos, porque en algunas oportunidades el efecto puede ser contraproducente si no se hacen las cosas de la forma correcta, es decir, queremos saber cómo bajar de peso, pero no procuramos comer menos y entrenar más, sino que al contrario, comemos más y corremos menos. El running es una actividad deportiva que repercute en todos los aspectos de la vida, está en nosotros hacer que esa repercusión sea positiva. A continuación te daremos algunos consejos sobre cómo debe ser la conjunción running – alimentación.

¿Cómo y cuándo comer antes de correr?

Las horas y frecuencia de la ingesta de alimentos es muy importante no solamente para lograr bajar de peso, sino también para poder tener un mejor desempeño deportivo, en este sentido, es importante saber que el alimento nos producirá la energía que necesitamos para poder ejecutar nuestro plan de entrenamiento, sin embargo, no debemos abusar de la cantidad, pero tampoco quedarnos por debajo de la cantidad que el cuerpo nos demanda. Por lo tanto, se puede comer unos 45 minutos antes de correr, siempre y cuando esa comida sea liviana y de fácil digestión. Es importante que además de las 3 comidas principales, se consuman meriendas, que aunque proveen también nutrientes importantes, nos ayudan en el objetivo de bajar de peso al acelerar el metabolismo.   

La nutrición no es solo el alimento, sino también su preparación.

Quizás podemos estar comiendo una ensalada rica en nutrientes, que además de ser propicia para nuestro objetivo de bajar de peso, nos ofrece lo que necesitamos para alimentarnos bien, sin embargo, podemos dar al traste con esta situación al preparar un aderezo basado en grasas y condimentos perjudiciales para la salud. La nutrición tiene una relación clave con los métodos que usamos para cocinar los alimentos. Nunca será lo mismo una pieza de carne horneada que frita, o una pasta integral con una salsa de vegetales acompañada con un trozo de pollo al horno, que una pasta sazonada con una salsa llena de grasa con un pollo frito empanizado. Por lo tanto, si nuestro objetivo es la salud y la evolución deportiva, debemos tener cada vez más cuidado de como preparamos los alimentos.   

Un buen practicante del running evita el consumo de bebidas gaseosas.

Es interminable la cantidad de estudios que constatan lo perjudicial que las bebidas gaseosas tienen para la salud, esto principalmente debido a la alta cantidad de azúcar que tienen, por lo tanto es muy importante que todo atleta running evite su consumo, no solamente porque pueden hacer que aumentemos de peso y desmejore nuestra apariencia física, sino por cómo estas bebidas atentan contra nuestra salud en general.

Dietas: ¿“Vivir para comer o comer para vivir”?

Un dicho común expresa que debemos analizar si vivimos para comer o comemos para vivir, y con esa premisa en mente debemos saber que los alimentos siempre que son consumidos en exceso van a tener un efecto perjudicial en nuestra cotidianidad. Aunque una deliciosa comida nos da placer, no debemos esperar que ese placer pueda volverse culposo. Desde el punto de vista deportivo debemos ver los alimentos como una forma de proveer a los músculos los nutrientes que necesitan para su recuperación y estar nuevamente en condiciones óptimas. Las dietas deben estar diseñadas pensando en no solamente darle gusto al cuerpo, sino que cuenten con los elementos necesarios para brindar salud.

En el running hay que evitar excesos.

Los excesos pueden provenir de entrenar exageradamente aunque no estemos en la capacidad de hacerlo, o también comer exageradamente. El deportista running debe conocer cuáles son sus capacidades, y muchas veces esas capacidades las puede determinar mejor un entrenador deportivo, que nos indique cuales pueden ser nuestros límites deportivos en un momento dado. Sin embargo, hay que destacar que esos límites no siempre serán los mismos, sino que poco a poco se irá extendiendo tu capacidad aeróbica. Lo mismo hay que aplicarlo en la alimentación, se deben tener ciertos límites sobre qué tipos de alimentos consumir, cuando y como ingerirlos. No nos deben quedar dudas de la importancia que tiene la conjunción de la alimentación y el running para mantener la salud, si nuestro objetivo es la pérdida de peso, la cantidad de calorías que consumimos debe estar por debajo de lo que gastamos entrenando. Recuerda, la salud no solamente involucra lo que comemos y lo que entrenamos, sino también nuestra mente e integridad como individuos.