¿Cómo podemos sobrellevar los calambres en las piernas?

No hay dudas, de que si de dolores inexplicables hablamos debemos incluir en la lista a los calambres. Muy probablemente si te decimos que recuerdes la más reciente vez que sufriste uno, tienes ese recuerdo bien fresco en tu mente. Los calambres en las piernas son muy habituales en los deportistas running, razón por la cual se hace imprescindible que se busque la manera de poder sobrellevarlos. ¿Hay alguna forma de evitarlos? ¿Por qué son tan dolorosos? ¿Pueden ser indicio de algún problema de salud mayor? A continuación aclararemos muchas dudas al respecto. 

¿Por qué surgen los calambres en las piernas?

Cuando sentimos ese molestoso dolor es porque está sucediendo algo especial en nuestros músculos, en la mayoría de los casos en las piernas y pies. Los calambres surgen por la contracción involuntaria del musculo, creando una tensión en la zona, incluso se puede observar una deformación del musculo que sufre el calambre. Es de resaltar que en muchas oportunidades el calambre sucede en la noche, cuando estamos quedándonos dormidos o cuando estamos a punto de despertar. Los calambres también pueden suceder cuando estamos entrenando. No hay una razón clara por la cual surjan los calambres, pero si podemos hacer algunas recomendaciones para bajar la probabilidad de su aparición. La mayoría de las cosas que podemos hacer son muy sencillas y fáciles de aplicar.

No menospreciemos la influencia de la hidratación sobre la prevención de los calambres.

El consumo de líquidos no es solamente importante mientras estamos entrenando, sino que a lo largo del día debemos consumir abundante agua. El agua es la lubricación del cuerpo, su función no es solamente quitarnos la sed, sino ser un motor especial de energía hacia todas las zonas de nuestro organismo, especialmente los músculos. La hidratación es fundamental en la reposición de las condiciones básicas de los músculos durante un entrenamiento y posterior a éste. Recordemos la recomendación de consumo de al menos 8 vasos de agua al día, esa cantidad por supuesto debe ser superior si estamos expuestos a condiciones ambientales con mucho calor y humedad, además que si somos deportistas debemos tener criterios adicionales de hidratación para poder tener buena salud.   

¿Por qué es tan habitual aparezcan los calambres en las piernas durante la noche?

Entre las razones por las cuales surgen los calambres está el mantener el musculo en la misma posición por mucho tiempo, por lo tanto, cuando estamos durmiendo es muy factible que permanezcamos en una misma posición por varias horas, lo que hace aparezca ese dolor agudo tan súbitamente, además debemos recordar que estamos bastantes horas sin ingerir ningún tipo de líquido, lo que contribuye adicionalmente a que aparezcan los calambres. Dentro de las características del dolor de calambres en las piernas esta la sensación de presión y desgarre del musculo. Una buena manera de bajar su intensidad es colocando la planta del pie sobre el piso, por más difícil que sea en ese momento, es lo mejor que podemos hacer hasta que pase el dolor.    

El riesgo de compresión de los nervios puede dar origen a los calambres en las piernas.

Está comprobado que los peores dolores provienen de la compresión de los nervios, un ejemplo, es el nervio trigémino, responsable de los dolores que pueden surgir en el rostro y cabeza, donde se originan los dolores de muela, y aunque el nervio trigémino no tiene una influencia sobre la aparición de los calambres en las piernas, si es factible que los calambres surjan por esa misma causa, ya que mantenemos las piernas en una posición que ejerce presión sobre los nervios, y una forma del cuerpo manifestar su incomodidad es a través de los calambres.

Quizás la razón más común para originar los calambres en las piernas es la circulación de la sangre.

Los problemas circulatorios hacen que la irrigación sanguínea llegue con más dificultad hacia todas las partes del cuerpo, especialmente hacia los músculos, lo que hace más probable que los calambres en las piernas se manifiesten. Además de la hidratación, podemos recurrir a los masajes para descongestionar el musculo contraído, terapias de temperatura pueden ser favorables; no debemos exagerar la demanda de fuerza de nuestros músculos al momento de entrenar y siempre hacer ejercicios de estiramiento. Es posible que con la aplicación de estas recomendaciones los calambres  emerjan más esporádicamente, nunca está de más una visita al médico si observas que aparecen muy continuamente, dejando un dolor que en oportunidades puede ser inhabilitante.