¿Cómo Seguir una Dieta Sana y Equilibrada Para Perder Peso?

La típica actitud impuesta por la cultura moderna en la que siempre tenemos que estar listos, ocupados y alertas, hace que el mantenimiento de un peso corporal sano pueda ser difícil y duro de alcanzar por los cambios impuestos por nuestra sociedad, en donde cada vez más nos dejamos absorber por las responsabilidades del trabajo y solemos llevar una vida sedentaria, o con poco ejercicio físico, lo cual perjudica nuestra salud, a la vez que ignoramos comer correctamente por los apuros del día a día. En esta edición, descubre con nosotros cómo seguir una dieta sana y equilibrada.

Quizás lo has intentado muchísimas veces y no has logrado perder peso con esas supuestas “dietas milagrosas” que te prometen perder 1 kg a la semana. Es posible que los tipos de dietas que has probado no estén adaptados a lo que tú realmente necesitas.

No siempre las dietas tradicionales funcionan, al menos no a largo plazo y, no todos los casos se pueden manejar del mismo modo. Existen muchas maneras de combatir los pequeños obstáculos que nos encontramos en el camino de la meta para perder peso y lograr una relación sana con la alimentación.

Olvídate de las Dietas Milagrosas

El peso es un asunto de equilibrio y la ecuación es casi trivial:

  • Si comemos más calorías de las que logramos quemar, entonces se gana peso.
  • Cuando se come menos, se pierde peso.

Muy a menudo, creemos que la pérdida de peso sea muy difícil de alcanzar de lo que en realidad es, y pasamos la vida entera en dietas extremas que nos dejan muriendo de hambre y nos hacen irritables, además de que tienden a afectar nuestras emociones y nos hacen renunciar a ellas, incluso antes de empezar.

Sin embargo, existe un modo mejor, se puede perder peso sin sentirnos tristes. Eligiendo un modo inteligente cada día, se pueden desarrollar nuevas costumbres en la alimentación y preferencias nutricionales que nos harán sentir satisfechos, además de permitirnos derrotar esos kg de más.

Recuerda que No Toda la Grasa es Igual

¿Te has preguntado en dónde aparece principalmente la grasa? Los riesgos para la salud son mayores si se tiende a localizar el peso alrededor del abdomen, a diferencia de las caderas y los muslos.

Una cantidad significativa de grasa abdominal, bajo la piel que rodea los órganos abdominales y el hígado, está estrechamente ligada a la resistencia a la insulina y la diabetes.

Atención con las Calorías de los Dulces

Las calorías obtenidas de la fructosa que se encuentra en bebidas azucaradas como las bebidas gaseosas, bebidas energéticas, los cafés, y dulces procesados, tales como las donas, los muffins, cereales, caramelos y barras dulces, tienen una mayor probabilidad de agregar esa grasa peligrosa en la zona abdominal.

Así que, lo mejor es eliminar los alimentos azucarados, y esto puede significar un giro de vida más saludable, con un menor riesgo de enfermedad.

¿Cómo Iniciar a Perder Peso de Manera Sana?

No existe una solución única y definitiva en modo sano, pero con estas pequeñas sugerencias sería un buen inicio:

  • Aprende a razonar en el hecho de que estás buscando cambiar tu estilo de vida anterior, no estás siguiendo una dieta que te haga morir de hambre. Perder peso en una manera constante no es el resultado de un programa veloz. En cambio, piensa en la pérdida de peso como si fuese un cambio definitivo en tu estilo de vida y un compromiso con tu bienestar que durará por siempre.
  • Varias dietas, incluso las más populares, pueden ayudarte a perder peso velozmente, pero en realidad son las modificaciones permanentes en tu existencia misma y los hábitos alimenticios los que funcionan a largo plazo.
  • Rodéate de personas que te apoyen. El apoyo de quienes amamos y estimamos cuenta muchísimo, se trata de utilizar el apoyo del grupo familiar o de amigos para influir positivamente en quien está buscando rebajar gracias a una alimentación sana.
  • Quien va lento, va seguro y llega lejos. Tu objetivo debería ser perder 1 o 2 kg cada siete días, para estar seguros de perder peso sin impactar en tu salud. Hacerlo de manera veloz podría afectar tu mente y cuerpo, y haría que te sintieses flojo, vacío, y enfermo. Cuando rebajamos rápidamente, efectivamente se está perdiendo gran parte del agua y sistema muscular, no de la grasa que es lo que en realidad nos interesa perder.
  • Proponte objetivos serios para mantenerte motivado. Objetivos a corto plazo como, por ejemplo, estar en forma para usar ese bikini del verano, no funcionan. En cambio, otros objetivos más importantes, tales como: desear ser más delgados y estar más sanos porque nos amamos a nosotros y a nuestra familia e hijos, sí son efectivos. Así cuando la frustración y la tentación se hagan sentir, hará falta que nos concentremos en los múltiples beneficios que obtendremos en el futuro si estamos más sanos y delgados.
  • Utiliza instrumentos que permitan llevar un control de los progresos. Lleva un diario de lo que comes y controla regularmente tu peso, monitorea cada kilogramo que pierdes y los centímetros de la cintura, las caderas, el tórax, los muslos. Lleva un registro de los esfuerzos alcanzados, y ve los resultados obtenidos, eso te ayudará a permanecer más motivado.