Corriendo con obstáculos.

Siempre se ha querido mejorar el desempeño de los deportistas, y esto es más común cuando se realiza una actividad física como las carreras. El atletismo es un deporte, principalmente individual, que involucra muchos elementos que lo hacen un ejercicio integral, y es por ello que para enriquecer este deporte se han incluido obstáculos durante las carrerasque puedan permitir al deportista mejorar su condición física al superarlos. Pero la inclusión de obstáculos dentro de una carrera no es cosa sencilla, para ello se necesita hacer un análisis importante en cuanto a los beneficios que el tipo de obstáculo pueda traer a los corredores, seguidamente mencionaremos algunos elementos que hacen del correr con obstáculos no cualquier cosa.

 

¿Por qué una carrera con obstáculos?

Como mencionábamos anteriormente, la inclusión de obstáculos en el atletismo puede tener muchos objetivos, entre los más destacables está el hecho de hacer más dinámicas las carreras e integrar en el corredor la oportunidad de realizar un mayor gasto de energía a través del esfuerzo que debe realizar para superar los obstáculos.  Sin embargo, estos implementos agregados a la ruta de la pista, no deben ser incluidos a la ligera, sino con una utilidad, algunas de las cuales destacaremos a continuación:

¿Cuál es la utilidad de los obstáculos en las carreras?

Los obstáculos, además de buscar un mayor gasto de energía generalmente, y de agregar elementos de dificultad, pueden tener en la carrera alguna utilidad. Quizás al pensar en obstáculos vienen a nuestra mente principalmente las vallas de atletismo, de las cuales resaltaremos algunas de sus características relevantes más adelante, sino que también pueden agregarse obstáculos que no necesariamente están presentes regularmente en una pista de atletismo habitual. Por ejemplo, el colocar una especie de estanque con agua como obstáculo en una ruta de carrera, puede significar para los corredores un alivio ante altas temperaturas, además de ser un elemento que anexe dinamismo a la carrera.

 

La creatividad de los obstáculos.

En la actualidad, son comunes las organizaciones que planifican carreras cuyo objetivo, además del deportivo, es el recreativo, y buscan llevar al corredor a experiencias novedosas que muchas veces van a fortalecer en el atleta el deseo de seguir participando de éstas, y quizás bajar la tensión que pueda generar una competencia deportiva formal. Para ello, los obstáculos son muy bien pensados y dirigidos, haciendo de estos con una utilidad clave, más allá de la distracción. 

 

Entre los obstáculos incluidos están:

Los contenedores. Cuya función es agregar un obstáculo de altura, donde para superarlo sea necesario el impulso del corredor y agarre.

Neumáticos. Incluir las llantas en una ruta, buscar hacer que el corredor tenga la destreza para superarlos sin caerse, la mayoría de las veces los neumáticos están dispuestos de tal forma que sea necesaria la coordinación del corredor.

Túneles. El hecho de tener que cambiar de posición durante el desarrollo de la ruta, hace que el corredor tenga la necesidad de ejercitar todo el cuerpo.

También elementos como el lodo, espuma, montones de tierra o pasto, son incluidos como obstáculos para proveer al corredor el incentivo para afianzar sus condiciones deportivas, además de entretenimiento. 

 

Los criterios para incluir salto de vallas durante las carreras.

Las vallas son el obstáculo por excelencia en una carrera de atletismo, pero las características de estas no son a discreción de los promotores de las carreras, sino que cuentan con una normativa y reglamento en cuanto a sus dimensiones y ubicación a lo largo de la pista. Aunque pueda ser imperceptible para el público común, estos obstáculos, específicamente del salto de vallas, están definidas por la cantidad de metros de la carrera, la cual estipula su altura. Mientras más corta sea la carrera, mayor será su altura. Por ejemplo, la carrera de 110 metros debería tener vallas de 1, 067 metros de altura; las carreras de 200 metros deben tener unas vallas con 0,762 metros de altura, y en las carreras de 400 metros, las vallas deben tener 0,914 metros.

Todos los elementos que se puedan incluir en el desarrollo de una disciplina deportiva, son de gran valor si van a fomentar en el deportista una mejor condición física, como en este caso los obstáculos, que además busquen el desarrollo integral de la persona, no solo en el aspecto muscular, sino alcanzando la optimización de sus aptitudes de coordinación y motricidad.