Cuidado con Las Rodillas en la Carrera

 Las lesiones son uno de los argumentos más debatidos entre los corredores, hasta el punto de que existe la frase que afirma: “no eres un verdadero corredor si no te has hecho daño al menos una vez”. Pero ¿a qué se deben las lesiones más comunes? En este artículo hablaremos de los dolores de rodillas que experimentamos por la carrera.

 ¿Es la rodilla que hace que corramos mal, o es el running el que crea dolor en las rodillas? Muchos corredores se realizan esta pregunta, buscando entender la causa de un dolor en la rodilla. Sabemos que ésta es una articulación del tren inferior que sufre eventualmente de más cargas erradas o exageradas (por ejemplo, las personas obesas), que compensa con un aumento de la presión ejercida en los meniscos y las estructuras blandas.

¿El Problema Podría Ser La Rodilla o Se Encuentra en La Rodilla?

Los médicos cuando chequean a los runners que se dirigen a su consultorio por presentar los comunes dolores típicos en la rodilla por la carrera, revisan cómo se presentan las articulaciones, si existe o no alguna anomalía.

Por ejemplo, un apoyo al correr que sea errático con el pie en supinación genera una fuerza de corte durante la carrera y durante la sesión de entrenamiento que es errada, esto conlleva a un tentativo de estabilización de la musculatura que actúa en la rodilla y en la cadera, generando a la larga un dolor y una impotencia funcional.

Cuando también la pelvis no ejecuta bien la distribución de la carga (puede ser por una disfunción de la articulación sacroilíaca, por ejemplo), la posibilidad del surgimiento de un dolor en la rodilla es alta, ya que durante la fase monopodálica de la carrera, el peso del cuerpo no es distribuido desde la parte superior en una manera adecuada al tren inferior, teniéndose por ende un desequilibrio.

Comprar libro Guía útil para runners principiantes
Comprar libro Cuando correr es un estilo de vida
Comprar libro Varios consejos que te ayudan a Correr
Comprar libro Guía útil para runners principiantes
Comprar libro Cuando correr es un estilo de vida
Comprar libro Varios consejos que te ayudan a Correr
Comprar libro Nociones sobre lesiones comunes en los corredores

Si luego nos encontramos con una alteración funcional a nivel del pie o del tobillo, vemos que la rodilla siendo la articulación del medio resiente mayormente esta condición.

El Dolor En La Rodilla Evidencia Un Problema

El dolor en la rodilla evidencia un problema que nace más arriba, en las caderas, o más abajo, en el apoyo del pie. Además, es de vital importancia la frecuencia con la cual la rodilla es solicitada en las prácticas deportivas, por lo que es necesario un entrenamiento y un recorrido idóneo para las propias condiciones físicas.

Si una persona sedentaria realiza un trabajo de oficina durante su jornada y decide iniciar a correr, debe hacerlo siguiendo las instrucciones de un experto que lo guiará en la progresión deportiva, permitiendo a las estructuras de la rodilla adaptarse a las cargas de trabajo, sin generar dolor ni alteraciones funcionales.

Entonces, ¿Qué Hacer?

Antes de efectuar cualquier sesión de entrenamiento no podemos ignorar los siguientes aspectos:

  1. Contar con las zapatillas deportivas adecuadas, capaces de amortiguar el pie y el tobillo durante la carrera.

La elección de un buen calzado deportivo es fundamental para estabilizar la acción del pie y sobre todo desarrollar una acción de propulsión constante.

  1. Realizar un estiramiento completo. Esto reduce notablemente el riesgo de lesiones musculares durante las sesiones de entrenamiento, permitiendo además una mayor eficiencia en la carrera.
  2. Efectuar una programación y una progresión en el deporte es de vital importancia, ya que el cuerpo humano debe tener el tiempo necesario para organizarse y soportar el estrés físico de la carrera.

En Caso de Alteraciones Posturales o Estructurales

En estos casos, el corredor no puede efectuar el diagnostico que sólo un fisioterapeuta o médico es capaz de hacer. Por ende, debe absolutamente evitar correr con dolor, ya que éste es como una campanita de alarma que nuestro cuerpo nos está enviando, haciéndonos saber que existe un problema.