El Apoyo del Pie en la Técnica de Carrera

La técnica de carrera adecuada debería ser la prioridad de un runner, correr bien significa permanecer alejado de las lesiones y las sobrecargas que condicionan el programa de entrenamiento y la preparación para las competencias. En este particular, el apoyo del pie es un elemento importante a considerar en el mantenimiento de la postura correcta.

El estilo de correr depende a su vez de la constitución y la percepción. En cada caso, deberías evitar movimientos innecesarios de las manos, cabeza y tronco. Mientras más lineal sea el movimiento de carrera es menor el desplazamiento del centro de gravedad, para poner un ejemplo: ¿has visto esas personas que corren hacia arriba antes de avanzar?:

  • El impulso de los pies debe ser hacia adelante y lo más tangencial posible al suelo.
  • Se pueden elevar las rodillas para ampliar la zancada, pero ten en cuenta que son inútiles todos los impulsos del cuerpo hacia arriba cuando corres.

A continuación, veamos las diferencias presentes en los dos tipos de apoyo al hacer running:

  • Apoyo del talón.
  • Apoyo del ante pie.

Correr con Apoyo del Talón

  1. Este tipo de apoyo provoca un aumento rápido e improvisto de las fuerzas de impacto en el suelo que resulta ser de 1,5 a 3 veces el peso de cuerpo en un tiempo muy reducido.
  2. El impacto sucede en una zona corporal: el talón, que no es estructuralmente apto para amortiguar el peso, esto conlleva una absorción completa de la energía de impacto por parte de la pierna (sin posibilidad de disipar parte de la misma).
  3. La energía de impacto no absorbida por las estructuras del pie es descargada hacia otras articulaciones de la pierna, tales como la rodilla, cadera y espalda, convirtiéndose en el tiempo en una posible sobrecarga muscular y lesiones.
  4. El apoyo por lo general sucede delante del centro de gravedad del cuerpo, con la rodilla y la cadera posicionadas más hacia atrás con respecto a los pies. Esto produce una significativa fuerza de reacción en el suelo, directa verticalmente y posteriormente que conlleva a un efecto de frenado.
  5. Correr con este tipo de apoyo produce un aumento lento y progresivo de las fuerzas de impacto en el suelo. Aun cuando la fuerza total resulta ser similar, la velocidad con la cual es emitida es gradual, permitiendo a las estructuras del pie adaptarse al peso corporal sin que estas sufran un excesivo estrés.
  6. El impacto ocurre en la parte anterior del pie constituida por un gran número de huesos, pequeños músculos y ligamentos, capaces de absorber el impacto y la energía de apoyo, restituyéndola, en parte, durante el impulso.
  7. Las cargas en las demás articulaciones se reducen notablemente, ya que el pie absorbe gran parte de la fuerza.
  8. Al mantener una postura correcta, el impacto en la rodilla y la cadera se sitúa por encima de los pies o incluso ligeramente hacia adelante, como el centro de gravedad. La fuerza de reacción al terreno aparte de ser más pequeña facilita el progreso con mínima perdida de energía.

Correr con Apoyo del Ante pie

Otros Factores a Tener en Consideración

Otros factores importantes para tener en consideración relacionados con una mayor incidencia de lesiones son:

  • La velocidad con la que la fuerza de impacto se emite y, la capacidad de la estructura corporal solicitada para absorber y adaptarse a tal fuerza.
  • El tipo de terreno sobre el cual se practica running, y las zapatillas deportivas adecuadas para soportar los impactos y evitar una sobrecarga de presión en las rodillas.

Así que, recuerda prestar atención a la postura al correr, y procura que el movimiento sea lo más natural posible.