¿El running puede afectar tu desempeño al tener relaciones sexuales?

No hay dudas de que el tener un régimen deportivo puede beneficiar prácticamente todos los aspectos de tu vida, sin embargo, casi todas las cosas buenas si son mal manejadas, podrían ser dañinas. En esta situación lograría estar el running, porque al tener un claro deseo de mejorar nuestra condición física, podríamos desatender otros aspectos de la vida, por ejemplo al tener relaciones sexuales, es por ello que a continuación vamos a decirte algunos comportamientos que podrían perjudicarte, y los correctivos que debes tomar para que el entrenamiento físico no perjudique tu vida en la cama.  

Las relaciones íntimas se afectan no por el deporte, sino por nuestra culpa.

El entrenamiento deportivo no tiene consecuencias negativas por la propia actividad, sino por el mal manejo que hacemos de eso, en la mayoría de los casos por actitudes mentales, aunque también tienen influencia los elementos físicos. A continuación te mencionamos algunas de estas causas:

  • El Cansancio. La principal razón por la que el cansancio tiene influencia sobre el correcto desenvolvimiento de las relaciones íntimas está en el hecho de que puede hacer que el corredor no consiga tener una buena movilidad debido a la fatiga muscular. Es por ello, que debemos conocer nuestros límites, no es ideal que el hacer deporte nos limite en la realización de otras actividades, en este caso el sexo.
  • La testosterona. Aunque es relacionada solamente a los hombres, las mujeres también deben tener buenos niveles de testosterona, la principal influencia que esta hormona tiene es que cuando no está a los niveles adecuados puede bajar la libido. Entre las causas por las que la testosterona baja está el esfuerzo físico a unos niveles inadecuados, se ha comprobado que cuando hay mucho esfuerzo o desgaste de energía, afecta el nivel de esta hormona.

 

También hay que tener en cuenta que la disminución de la testosterona tiene consecuencias en la memoria, problemas para conciliar el sueño y poca fuerza muscular.

 

  • Las lesiones. Al practicar cualquier deporte tenemos la posibilidad de lesionarnos. Es por ello, que debemos ser cuidadosos para poder disfrutar de los beneficios de correr; la imposibilidad de tener una buena condición física, va a perjudicar el desempeño sexual.

 

  • La depresión. Para las personas que están obsesionadas con el running, el hecho de no hacerlo, por cualquier razón, va a tener muchas consecuencias, entre ellas la depresión. Una persona deprimida tiene una rutina modificada, originada principalmente por el desánimo, que afecta todos los ámbitos de la vida, y con repercusiones más duraderas para la vida sexual positiva.

 

  • Temperamento cambiante. Si no tenemos claras las razones por las que estamos de mal humor, debemos hacer una indagación personal. Cuando estamos pasando por un momento difícil, por ejemplo de estrés, tenemos tendencia a hacer victimas de nuestro mal humor a las personas que tenemos más cerca, en este caso nuestra pareja. Una mala comunicación con nuestra pareja perjudicará la posibilidad de crear una atmosfera apropiada para hacer el amor.

 

  • Afectación del orgullo. Es posible que el no cumplimiento de una meta deportiva tenga efectos sobre otras cosas, por ejemplo el sexo. Si tenemos inseguridad por eso, quizás lleguemos a tener inseguridad al momento de enfrentar las relaciones intimas, ya que al pensar que no pudimos llegar a las cantidad de kilómetros que aspirábamos, lo mismo nos puede pasar al tener sexo, pensando que somos incapaces de alcanzar lo que nos proponemos, al tener sexo podríamos sufrir consecuencias como la disfunción eréctil, eyaculación precoz, u otras circunstancias que puedan afectar el coito. La inseguridad, principalmente originada en algunas oportunidades por la baja autoestima, es perjudicial para el ser humano integralmente.

Que nada nos quite los beneficios de correr.

No debemos permitir que algo tan ventajoso como el running pueda afectar un aspecto tan importante para el desarrollo integral como es el sexo. Es por ello, que debemos tener en su justa medida e importancia cada una de las áreas de la vida. Siempre debe ser una prioridad para nosotros el tener una vida sexual saludable que también beneficiará a nuestra pareja, evitando de este modo situaciones de estrés y que afecten nuestra vida familiar.