¿Existe una Predisposición Genética Durante la Carrera?

La clave de la resistencia muscular durante la carrera está relacionada con el umbral del lactato. Cuando corremos se transforma el azúcar en energía, el subproducto es el lactato, a su vez utilizado como combustible adicional y convertido de nuevo en energía. Sin embargo, el cuerpo hasta un cierto punto no es capaz de transformar el “lactato en exceso” en energía, esto aumenta el nivel de acidez en los músculos y en la sangre, dando esa sensación de ardor y fatiga que cada runner reconoce como el sistema de alerta del organismo para decirte cuando es hora de detenerse.  

 Los factores que entran en juego para seguir adelante en el running, además de la predisposición genética, se refieren a un adecuado entrenamiento running, sobre todo los que se llevan a cabo a edades tempranas, una baja masa grasa, una dieta muy alcalina y, una baja exposición a toxinas ambientales.

Quizás algunos runners habrán oído hablar de Dean Karnazes el ultra-maratonista norteamericano que afirma poder correr indefinidamente porque no alcanza jamás el umbral láctico. Pero ¿será verdaderamente posible no tener límites? En realidad, lo que es posible es mantener una intensidad física, más que todo elevada, pero hasta un punto tal de no crear grandes cantidades de ácido láctico.

¿Existe una Predisposición Genética Para un Umbral Láctico Más Alto?

Probablemente sí, pero no existen datos científicos que lo demuestren. La verdad es que la capacidad de resistencia muscular depende de la potencia entregada en el ejercicio. Con un esfuerzo de intensidad por debajo de un cierto umbral, todos podríamos seguir adelante por un largo tiempo, aparte de tener la disposición, oxígeno en cantidades adecuadas, grasas y azucares lo suficientes para ser transformados en energía por la contracción muscular.

Comprar libro Guía útil para runners principiantes
Comprar libro Corredores algunos tips esenciales
Comprar libro Nociones sobre lesiones comunes en los corredores
Comprar libro Guía útil para runners principiantes
Comprar libro Corredores algunos tips esenciales
Comprar libro Nociones sobre lesiones comunes en los corredores
Comprar libro Cuando correr es un estilo de vida

De hecho, a una intensidad metabólica adecuada los músculos no se cansan, el ejemplo más claro es nuestro corazón, el cual es también un músculo, que late por años y años sin problemas, a excepción de aquellos que sufren enfermedades cardíacas.

¿Cómo Se Debe Entrenar Para Elevar el Umbral de Lactato?

Para poder resistir por más tiempo la fatiga física, existen técnicas específicas que usan hoy en día los entrenadores, apoyados en investigaciones científicas, para preparar a los atletas para competencias particulares, como por ejemplo aquella de los 400 metros.

El objetivo es elevar el umbral anaeróbico y aumentar la velocidad de eliminación del ácido láctico. De hecho, son tres las ventajas que se pueden obtener de un entrenamiento dirigido.

  1. En primer lugar, se puede llegar a aumentar la intensidad del ejercicio sin tener producción de ácido láctico.
  2. En segundo lugar, teniendo un nivel de ácido láctico más elevado no se advierte la fatiga, pues el atleta lo tolera mayormente.
  3. Finalmente, la tercera ventaja del entrenamiento es que aumenta la velocidad de eliminación del ácido láctico.

La habilidad del entrenador está en lograr la correcta combinación de estas ventajas según el tipo de deporte para el cual el atleta se debe entrenar.

¿El Entrenamiento a Edades Tempranas e Interrumpido por Muchos Años Puede Incidir Positivamente?

El entrenamiento realizado a edades tempranas permite crear una condición física, respiratoria, circulatoria y metabólica positiva. En práctica, transforma el cuerpo en condiciones óptimas, brindándoles características morfológicas y funcionales beneficiosas:

  • Masa muscular elevada y tonificada.
  • Músculos del Hombro robustos.
  • Tórax largo.

Estas son características que no se pierden, si bien es cierto que con el tiempo se pueden reducir las dimensiones de la masa muscular, sin embargo, la estructura permanece.

¿Y Para Quien Empieza a Entrenar a una Edad Adulta?

A cualquier edad que nos dispongamos a hacer ejercicio físico, contando con que la intensidad sea adecuada y que el entrenamiento sea bien coordinado, siempre se puede mejorar. La plasticidad genética del organismo es excepcional, por eso vale la pena comenzar a ejercitarse, tanto así que se pueden obtener inmensas ventajas también a los 60-70 años.

La única advertencia es saber que el organismo se encuentra en grado de realizar ciertos esfuerzos físicos, y por ello existen muchos centros de medicina deportiva.