Las Vitaminas en la Carrera

Sabemos de la Importancia de la Alimentación del Atleta en general y del corredor en particular. Son muchos quienes se convencen de que la Calidad del Rendimiento en el Deporte está relacionado en buena proporción con el Consumo de las Vitaminas. Averigüemos cuál debería ser la Proporción Adecuada.

 Una vez que el Aporte Vitamínico sea adecuado, una cuota más de vitaminas no mejora en alguna manera el Performance Deportivo. Ahora la duda nace en base a la siguiente pregunta:

  • ¿Cuál es la Cantidad Recomendada?

Porque el runner que se sobrepone a Esfuerzos muy Intensos, a Entrenamientos y Competiciones, quizás necesite de más vitaminas que una persona sedentaria.

En efecto, alguna diferencia existe y tiene que ver, en particular, con las Vitaminas del Grupo B. Esto no está relacionado con la Práctica Deportiva, sino al hecho de quien desarrolla actividades físicas come más y debe dar al propio organismo una Cuota Extra de Vitaminas.

Las Vitaminas del Complejo B

Hablando en números se puede afirmar que para el individuo sedentario puede ser suficiente alrededor de 1,7 mg de Vitamina B1 al día, mientras que para el deportista que se ejercita intensamente se recomiendan 2,5 mg.

La Vitamina B2, en cambio, para un sedentario equivale a 1,8 mg, por su parte quien es deportista, la dosis sugerida es de 2,6 mg.

Por lo que se refiere a la Vitamina PP, la cuota para el sedentario es de 12 mg, y para el atleta es de 17 mg.

Son diferencias realmente pequeñas que se nivelan con la alimentación, ya que por naturaleza quien realiza deportes consume más alimentos y por ende mayores cantidades de vitaminas. Por tanto, sería innecesario e irracional su consumo en pastillas o en soluciones hidrosolubles. También porque Nuestro Organismo Eliminará las Vitaminas en Exceso con la orina.

Alimentos que Contienen las Diversas Vitaminas

Veamos ahora los alimentos que contienen variadas vitaminas, las cantidades se refieren a 100 gr de alimento y las respectivas cantidades sugeridas.

La Vitamina A

Está presente en el hígado (7 mg), en las zanahorias (1 mg), espinacas (1 mg), mantequilla (0,9 mg), en la yema de huevo (0,5 mg), el queso (0,4 mg), tomates (0,3 mg).

La dosis de vitamina A recomendada es de 0,76 mg, tanto para el individuo sedentario como para el corredor.

La Vitamina B

Está presente en la levadura de la cerveza (10 mg), en las legumbres (0,5 mg), hígado (0,5 mg), en la carne de cerdo (0,4 mg), yema de huevo (0,25 mg).

La Vitamina C

Se encuentra en los pimientos y en el perejil (140 mg), en los coles (80-100 mg), en las espinacas (80 mg), en las naranjas, limones y pomelos (50 mg), en los tomates (25 mg), fresas (40 mg), guisantes (25 mg), en los duraznos (20 mg).

La dosis de vitamina C sugerida es de 20-75 mg, para las personas sedentarias y corredores.

La Vitamina D

Ésta se desarrolla con la exposición al sol.

La Vitamina E

Está presente en el aceite del germen de trigo (1,5 mg), en las moras (3,5 mg), en las frutas, mantequilla (2,4 mg) y en las verduras frescas.

La cuota de vitamina E recomendada es de 3-15 mg en los sedentarios y runners.

La Vitamina PP

Se encuentra en la carne (4-6 mg), en las peras (2 mg), quesos (1-2 mg), en la harina integral (5 mg), en la verdura, y la leche (0,2 mg).

Lo recomendado para ambos, tanto el que no practica deporte como el que sí, es de 15-25 mg.

Diferencia que se Compensa con la Comida

Como se puede ver, solo para las vitaminas del Grupo B y aquellas del grupo PP existe una pequeña diferencia en la cantidad de vitamina recomendada para el sedentario y el que realiza actividades físicas/deportivas. Diferencia que se puede compensar directamente con la comida.

Consumir vitaminas en píldoras para el runner es superfluo, y en cambio, Es Indispensable una Dieta Equilibrada.