Lleva un Buen Estilo de Vida

 

El término “Buen Estilo de Vida” es una locución que está presente, a menudo, en los discursos de salud. Sin embargo, son muy pocos los que definen qué significa un buen estilo de vida, sino que lo hacen en términos generales y refiriéndose solamente al sentido común.

 

Un reciente estudio estadístico afirma que alrededor de dos tercios de la población europea están convencidos de seguir un buen estilo de vida, pero sólo una minoría de la población vive en realidad en un modo saludablemente válido.

En tal sentido, y cruzando los dedos, únicamente se puede llegar a la conclusión de que:

  • Cada uno tira el agua hacia su propio molino y define “bueno” su estilo de vida, permitiéndose ciertas tentaciones, las cuales no todas pueden ser consideradas como “sanas”.
  • De esta manera, se tienen personas que fuman 7-8 cigarrillos al día, beben medio litro de vino en cada comida, no hacen actividad física sino sólo en ciertas épocas del año, tienen 5-6 Kg de sobre peso, y aun así dichas personas no los consideran factores negativos para su salud.

Es Posible Definir un “Buen Estilo de Vida”

Partiendo de los datos recolectados de la literatura científica, es posible obtener una definición de “buen estilo de vida” que sea muy precisa, y sobre todo útil en el demostrar cómo a menudo no tiene sentido engañarse y creer que sea propiamente “el mejor de los modos posibles” relativo a nuestra salud.

Antes de definirlo, veamos por qué es así de importante. Ya es evidente que la diferencia en años de vida entre quien tiene un pésimo estilo de vida (por ejemplo, los que fuman, beben, y aquellos que tienen sobre peso) y quien lleva un óptimo estilo puede ser incluso de 40-50 años medianamente.

El verdadero problema es la esperanza de vida en buena salud. Por su parte, quien lleva un estilo de vida decente, pero no óptimo puede vivir hasta los 80-84 años, pero pasa los últimos 10-15 años de su vida en condiciones no ciertamente óptimas para definir su existencia como “bella”.

Muchas personas se quejan de sus propios achaques y acusan al hecho de “estar envejeciendo”, en vez de acusar a las fallas en su estilo de vida pasado.

En otros términos, si deseas vivir mejor, presta atención a tu propio cuerpo.

Los Factores de Riesgo

Analizando las investigaciones más importantes (como aquellas de la Organización Mundial de la Salud), se tiene que:

  • Los varios factores de riesgo se complementan los unos a los otros.

Por ejemplo, consideremos una persona que corresponde a la siguiente descripción:

  • Fuma 30 cigarrillos al día.
  • Tiene una presión arterial elevada (por ejemplo 170/100).
  • Bebe más allá del umbral de etanol (por ejemplo, el equivalente a 1 litro de vino al día).
  • Tiene el colesterol malo alto y el colesterol bueno bajo (valores por ejemplo de 270-30).
  • Tiene sobre peso (por ejemplo, de 15 kg).
  • Es una persona sedentaria.

En base a la literatura científica, este tipo de persona que lleva dicho estilo de vida, ha perdido alrededor de 50 años de vida. Este dato puede parecer irreal, pero no lo es. En otras palabras, habría podido vivir hasta los 100 años. Tal conclusión está en línea con el hecho de que la vida media de la población occidental es de 80 años, viviendo la gran parte de su vida en un modo no aceptable desde un punto de vista saludable.

Lo que se debe hacer es reducir los vicios de la vida y experimentar los beneficios de quienes:

  • No fuman.
  • Tienen una presión “normal” (150-90, 150 debería ser considerada una presión, de todos modos, elevada).
  • Bebe un vaso de vino en cada comida.

En comparación con aquellas personas que:

  • Tienen un colesterol malo alto y el colesterol bueno bajo (270-30).
  • Están en sobre peso (10kg).
  • Son sedentarios.

Y verás como la primera persona (la que experimenta beneficios de su estilo de vida saludable) perdería alrededor de 25 años de vida si cae en el estilo de vida de aquellos que tienen sobre peso y son sedentarios.