Los Pros y Contra de Correr en Compañía

 

La carrera es un deporte solitario: la fatiga la sufres solo, el entrenamiento lo llevas a cabo solo, incluso la alarma que te despierta en la mañana la configuras por tu propia cuenta, pero no siempre suele ser así. A pesar de que el runner pueda parecer un lobo solitario, correr por nuestra propia cuenta es una experiencia maravillosa y extremadamente útil. Averigüemos los pros y contra de correr en compañía.

 

Más allá de las salidas running en los grupos de carrera, en los que se corre todos juntos en compañía, también existen frecuentemente grupos pequeños de hasta 6/7 personas que comparten una única pasión: el entrenamiento, el recorrido, y la cadencia.

Descubre los Pros

Para poder apreciar el placer de una carrera en compañía debes obviamente probarlo por ti mismo.

  • Es un sistema infalible para lograr entrenarse regularmente, evitar perder estímulos y, sentirse motivado al contar con un compañero de entrenamiento que sea disciplinado.
  • Aumenta la motivación. Ya que cuando te sientes comprometido a salir a correr con tu amigo, esto te motiva a no buscar excusas porque quieres cumplir tus compromisos.
  • Se crean relaciones de amistades. Como en toda situación en la que se comparten experiencias difíciles y fatigosas, las relaciones de amistad entre los runners son favorables.

Trata de Mantener el Ritmo

Sub-divide la carrera de 30-40 minutos en fracciones de 5 minutos, intercaladas por etapas de recuperación del paso de 1-3 minutos. Durante cada trayecto de la carrera uno de los dos debe guiar a la pareja sin hablar, prestando atención a mantener un ritmo regular y sostenido.

Mientras que el otro continúa a correr, tú juegas el papel de entrenador, brindando consejos que puedan ayudar al compañero a correr en el mejor modo posible, y también en condiciones de esfuerzos intensos.

Acorta el paso y relaja los músculos, no saltes mientras corres, no lleves el movimiento de los hombros demasiado hacia atrás. Luego de cada recuperación, cambia los roles.

Evalúa Bien las Distancias

Para estar seguros de no estar corriendo muy fuerte, deberías ser capaz de evaluar con precisión la distancia que has recorrido. Esto quiere decir que debes contar con un sistema de monitoreo, tal como lo puede ser un GPS o un acelerómetro, o bien sea entrenándo en recorridos medidos y señalados, o en una pista de carrera.

Después del calentamiento, uno de los dos deberá controlar regularmente la distancia, evidenciando el paso a cada 500 metros o más. El otro runner, en base a la información recibida, debe ralentizar o acelerar el paso en modo tal de volver a llevar el ritmo a lo ya programado por el entrenamiento. Se pueden tomar pausas de paso si necesitan discutir cómo regular la cadencia en el running.

Cuando el ritmo se haya estabilizado, quien controla la distancia se limitará a anunciar el paso a varios kilómetros.

Algunos Contras

Hemos visto que los beneficios son tantos, pero obviamente, existen algunos factores negativos que también se deben tomar en cuenta.

  • A veces correr solos es positivo. El hecho de correr sin que salgamos con un compañero runner no es del todo malo. Pues podemos concentrarnos en nuestros propios pensamientos, podemos estar en silencio y tener nuestro momento de apartarnos del mundo, sin tener que interactuar con ningún otro ser humano.
  • Si no mantienes el mismo ritmo running de tu compañero es ya un problema. Porque si tú corres veloz, y tu compañero corre lento, hace que la carrera sea menos eficiente.
  • Pierdes la libertad de improvisación. El cambio de recorrido, velocidad, distancia, debe ser necesariamente concordado con los demás. Ciertamente, puedes también separarte del grupo, y no hay nada de malo en ello, pero esto no puede suceder siempre, sino ¿qué sentido tendría salir a correr en compañía?