Paso a Paso Llegamos en la Carrera

 

En la carrera existe una devoción para aquellos que son runners apasionados, y es quizás esto lo que más les guste y los motiva a ir paso a paso en la carrera, el visualizar en la propia mente una línea de meta que señalará el final de un camino que dura centenas de kilómetros y, decenas y decenas de horas de carrera, core stability, estiramientos, entre otros.

 

Quien se entrena con la carrera usa sobre todo el paso para indicar la propia velocidad, el mismo es medido en minutos por kilómetros, y representa cuántos minutos emplea el atleta para recorrer una distancia de 1 Km. Sabiendo que el paso es inversamente proporcional a la velocidad, esto significa que:

  • Mientras menor es el tiempo empleado, mayor es la velocidad.

Cuando conoces tus límites y no lo superas, correr se convierte en una tarea más divertida. Si en cambio, partes a un ritmo muy veloz, incluso si es sólo de algunos segundos al kilómetro, en un momento podrías encontrarte en dificultad, sentir una fatiga excesiva, perder la motivación o empezar a sentirte mal. De allí por qué sea importante saber cuál es el propio ritmo running óptimo.

Acostúmbrate a la Velocidad

Luego de entrenamientos constantes, verás que durante la competencia obtendrás un buen rendimiento running si logras mantener un ritmo constante desde el inicio hasta el final. Y te decimos cómo hacerlo:

  • Una vez a la semana intenta correr 1 Km a tu ritmo de carrera. De semana en semana alarga siempre un poco más la distancia y corre a un ritmo de carrera óptimo, hasta llegar a correr de un tercio a la mitad de la distancia de la competencia.

La Frecuencia Adecuada Para Correr

¿Alguna vez te has preguntado cómo hacen los runners top para correr a esas velocidades excesivas? La respuesta a esta pregunta para muchos es que quizás la velocidad está relacionada a la amplitud de su falcada, pero no es exactamente así.

La Frecuencia Antes Que Todo

En la carrera de los atletas de alto nivel, y en los aficionados en manera aún más incisiva, lo que cuenta es seguramente la falcada, pero existe algo que resulta ser aún más importante:

  • La frecuencia de los pasos en la carrera.

Basado en una investigación realizada por algunos entrenadores ha surgido cómo prácticamente ninguno de los runners top corre a una frecuencia inferior a los 180 pasos por minuto. E incluso, cuando es el momento de acelerar, tal frecuencia va aumentando.

180 pasos Por Minuto, ¿No Es Demasiado?

En realidad, la respuesta puede variar según tu estilo de carrera. Para empezar, puedes hacer un pequeño experimento, y cuenta el número de pasos que sigues generalmente (es simple, cuenta las pisadas de un pie en un minuto de carrera y luego las multiplicas por 2), de esta manera encuentra cuál es tu media de pasos al minuto.

Cuando intentes esforzarte un poco más, siempre que sea de una manera natural, la frecuencia aumentará pudiendo incluso superar el valor de 180.

¿Cómo Sacar Provecho De Este Elemento?

Esto de la frecuencia adecuada puede ser usada en dos modos diferentes. La primera utilización es de tipo técnico, la segunda es de tipo mental:

  • Desde el punto de vista técnico está bien controlar de vez en cuando cómo estamos corriendo y que hagamos una verificación de la frecuencia que tengamos, esto nos podría confirmar o no que la acción de la carrera sea aún óptima.
  • En lo que se refiere al aspecto mental, en cambio, sucede a veces que durante nuestras salidas de carrera nos encontramos cansados. Suele pasar que cuando falta poco para terminar la sesión de entrenamiento o la carrera, no queremos abandonarlo, pero una voz dentro de nosotros nos invita a rendirnos. Por lo que la estrategia de contar los pasos puede ayudar a distraernos del cansancio.