¿Por Qué el Core es el Centro de Todo?

 

Nos referimos a la estabilidad del Core, una palabra en inglés que significa núcleo, corazón, centro, en resumen, indica la parte central de nuestro cuerpo. ¿Pero por qué es así de importante? A menudo se habla de Core como sinónimo de abdominales. Pero, en realidad, no son exactamente la misma cosa. En esta oportunidad, averigüemos por qué el Core es el centro de todo.  

 

Los runners, en general, están convencidos que, para entrenarse para correr, es necesario potenciar todas las estructuras musculares necesarias para una mayor eficacia de la acción de carrera. Se trata de trabajar en la Estabilidad del Core la cual garantiza resultados óptimos.

Según la más reciente definición de la NASM (National Academy of Sport Medicine) se refiere a una región del cuerpo formada por dos sistemas musculares: el sistema estabilizador (musculatura local) y el sistema de movimiento (musculatura global), que comprenden respectivamente:

  • La zona transversal del abdomen.
  • El músculo oblicuo interno.
  • El músculo del dorso, y
  • El músculo transversal espino-lumbar.

¿Cómo Está Formado El Sistema de Movimiento?

El sistema de movimiento, en cambio, está formado por:

  • El recto del abdomen.
  • El oblicuo externo.
  • El erector espinal.
  • El cuadrado de la región lumbar.
  • Aductores.
  • Cuádriceps.
  • Músculo isquiotibial.
  • El glúteo grande.

¿A Qué Se Refiere la Estabilidad del Core?

Con el Core Stability se hace referencia a la estabilidad de dos sistemas musculares muy complejos y articulares, gracias a los cuales se obtiene la estabilización del cuerpo durante los movimientos que lleva a cabo.

De allí que, trabajar el Core es fundamental porque te permite tener un mejor control de todos tus movimientos, no sólo desde el punto de vista deportivo sino también durante la vida cotidiana, y previene una serie de lesiones molestas.

El mejor periodo para dedicarse a trabajar nuestro Core es justamente el periodo invernal. Recuerda que tener un Core fuerte es fundamental para obtener un mejor rendimiento atlético. No todas las personas aman las sesiones en el gimnasio, son muchos los que prefieren salir y comerse kilómetros y kilómetros, bien sea en bicicleta, a pie, o nadando, pensando que fuese justamente eso lo que marcaba la diferencia.

En cambio, de lo que no muchas personas son conscientes es de que son los detalles los que cuentan, y no los kilómetros.

La Carrera Prolongada Tiende a Hacer Perder Fuerza

El motivo se encuentra en el hecho de que la carrera prolongada tienda hacer perder fuerzas, sobre todo en esos músculos que tienen la tarea de mantener una adecuada postura. Por lo que es importante ser fuertes, para correr y estar bien, así como para correr más veloces.

Los runners que se dedican a la práctica de ejercicios de la estabilidad Core encuentran beneficios tanto a nivel de mejoramiento del rendimiento, así como en la prevención de las lesiones.

La Práctica de la Estabilidad Core

Se basa en la tonificación de los músculos que circundan el baricentro, sabiendo que esos ejercicios se basan en la toma de consciencia, al interno de nuestro organismo, de una serie de músculos y, por consiguiente, de su activación para generar movimiento.

La carrera es un continuo subseguir de perdidas y de búsqueda del equilibrio. Durante esta acción repetida a cada paso, los músculos de la zona central del cuerpo deben cumplir el importante trabajo de estabilización para soportar el movimiento de las extremidades inferiores.

Por tanto, si los músculos del Core son poco tonificados y poco flexibles, es fácil intuir que puedan crear problemas en las extremidades inferiores, pero también a nivel de la espalda, en particular en la zona lumbar, que es la que suele causar más molestias en el runner.