¡Quiero correr pero no tengo tiempo!... ¿Qué hago?

La vorágine del ritmo de vida actual atenta en nuestra contra en diferentes aspectos, y lamentablemente uno de esos es el tiempo para entrenar. Sabemos de los múltiples beneficios que tiene la ejecución de una actividad física para la salud integral de cualquier persona. Sin embargo, a pesar de decir que no tenemos tiempo para correr, siempre podemos hacer algo que haga factible sacar algunos minutos de nuestra jornada diaria para ejercitar nuestro cuerpo. Seguidamente vamos a ofrecerte algunas alternativas que pueden ser muy útiles, y cambiar trascendentalmente una vida sedentaria.

Empezar a correr bien temprano.

Uno de los primeros consejos que te vamos a dar es que trates de levantarte más temprano, este cambio de hábito será bastante beneficioso. La idea es que esos minutos de más que tengas en la mañana los uses para salir a caminar o los inviertas en empezar a correr. Esta actividad te debe hacer comprender la necesidad de quizás acostarte un poco más temprano, si antes te levantabas a las 6:30 am, ahora lo puedes hacer a las 5.45 am o 6 am, ese tiempo adicional puede ser muy bien utilizado en el fortalecimiento de tu condición física. Incluso, si además tienes un corto tiempo libre al final de la tarde o noche, y tienes ánimos de salir a caminar o correr, puedes repetir la rutina. 

El tiempo de almuerzo ¿Para correr?

Si eres de los que tiene una jornada laboral con una pausa larga para almorzar, puedes invertir parte de ese tiempo en practicar alguna actividad física. En la mayoría de los casos ese tiempo puede ir entre una hora y media o dos horas, pues puedes tomar parte de esas horas para correr. Con la utilización de al menos 45 minutos en la realización de una actividad física van a ser muchos los beneficios que vas a obtener. La idea es que ya sea en un gimnasio o al aire libre, no pierdas muchos minutos en traslado, sino que puedas ejecutar la actividad cerca de tu trabajo. Por ejemplo, a continuación te presentamos una posible estructura sobre el tiempo a invertir: 5 minutos hasta el lugar donde entrenarás, otros 5 mientras te cambias de ropa, 30 minutos de actividad física, 10 minutos para bañarte y cambiarte, el resto de tiempo para comer. Nunca comas antes de entrenar, porque se perjudicaría el proceso de digestión.

Comprar libro Consejos para corredores
Comprar libro Corredores algunos tips esenciales
Comprar libro Nociones sobre lesiones comunes en los corredores
Comprar libro Consejos para corredores
Comprar libro Corredores algunos tips esenciales
Comprar libro Nociones sobre lesiones comunes en los corredores
Comprar libro Varios consejos que te ayudan a Correr

Salir a correr más rápido.

Si dentro de tu agenda pudiste abrir un espacio, para hacer más efectivo ese tiempo quizás debe hacer todo más rápido, pues te digo que son muchas las ventajas que puedes disfrutar al salir a correr a mayor velocidad. Las distancias recorridas y el resultado que admirarás en tu condición física te van a sorprender. Aunque puedas ver como una desventaja el hecho de tener poco tiempo, esa condición se puede revertir en beneficios tangibles.

Recuerda, caminar adelgaza.

Si además de querer mejorar tu condición física, necesitas eliminar algunos kilos de tu cuerpo, entonces se vuelve imprescindible tratar de sacar el tiempo adecuado para poder ejercitarte. Para ello es importante que seas previsivo, si los minutos que ganarás los tendrás por medio de levantarte más temprano, pues debes ser los más previsivo posible, mientras menos tengas que arreglar al levantarte, menos tiempo será el que pierdas. Entre las cosas que puedes preparar con anticipación está: la ropa que usarás, cualquier tarea doméstica, comida previamente realizada y envasada en el caso que necesites trasladarla, entre otros. Es muy importante que aunque no seas un maratonista, al menos una buena caminata será muy provechosa, y si quieres rebajar: caminar adelgaza, no lo olvides.

Debes correr cerca de tu casa u oficina.

Si hablamos de ganar tiempo, hay que ganarlo por donde sea, y en este caso lo más recomendable es que ejecutes la actividad cerca de tu casa, lugar de trabajo, o zona que más frecuentes, mientras menos tiempo dures en el traslado, mayor será el tiempo que tendrás disponible para correr. No olvides que cualquier esfuerzo o sacrificio será recompensado con el disfrute de una mejor calidad de vida, teniendo mejor salud, mejor estado físico, mejor ánimo y mejores condiciones para enfrentar al mundo.