Causas , sintomas y tratamientos para la tendinitis rotuliana

Algunas personas expresan que no hay casi nada más molestoso que un dolor en la rodilla, y en estas notas demostraremos que no dejan de tener razón, en la mayoría de los casos el dolor en la rodilla es originado por una tendinitis rotuliana. Esta dolencia, produce una molestia intensa entre la rótula y la parte superior de la tibia, lo cual provoca que quien la sufre no pueda tener una correcta movilidad de la rodilla. La tendinitis rotuliana es gracias principalmente a aquellos deportes que dejan penetrante huella sobre los músculos, aunque esta dolencia puede ser muy habitual, y muchas veces se soporta sin saberlo. La tendinitis rotuliana también produce una sensación de desvanecimiento en la articulación de la rodilla de los miembros inferiores, además del dolor para la movilidad.

 

Causas de la tendinitis rotuliana.

El daño de la rótula es una afectación que se va dando paulatinamente, es decir, en muy pocos casos se origina por algún impacto abrupto. Es por ello, que la tendinitis viene dada principalmente por un movimiento continuo. Dentro de las principales causas están las lesiones sufridas por entrenamiento, específicamente por el agotamiento del cuádriceps.

Entre las razones por las que se puede sufrir de la tendinitis rotuliana está la posibilidad de nacer con una tendencia genética que haga posible ésta aparezca a lo largo de nuestra vida. También el uso de calzado inadecuado, el abuso de entrenamiento físico mal ejecutado y la ausencia de estiramientos, pueden ocasionar la aparición de la tendinitis rotuliana. Para el tratamiento de esta lesión, así como de cualquier otra patología, es muy importante saber claramente que elementos pueden intervenir en su aparición, lo cual va a determinar el posible tratamiento y los procedimientos a aplicar.

Síntomas de la tendinitis rotuliana.

  • El dolor. En muchas ocasiones puede ser más fuerte, algunos pacientes dicen que el dolor en la zona de la rodilla podría ser espasmódico, es decir viene y va. Otros indican es un dolor fijo, en algunos casos inmovilizante.

 

  • La inflamación. La sensación de abultamiento va más allá de una percepción, será una realidad, la zona se inflama por la dolencia, e incluso puede sentirse un aumento de la temperatura en el área de la rodilla.

 

  • El caminar o trotar. Las molestias se acrecientan con la actividad física, la persona se ve imposibilitada de caminar cómodamente, y el dolor se acentúa al momento de trotar, lo que obliga a la persona a abandonar sus rutinas de entrenamiento.

 

  • Extensión de la pierna. Si la persona desea extender una de sus extremidades inferiores le resulta muy doloroso, por lo cual es difícil realizar el estiramiento, este síntoma es uno de los más específicos de la tendinitis rotuliana.

 

  • El reposo. Aunque parezca increíble, las molestias por la tendinitis rotuliana son más intensas cuando se está en reposo.

tratamiento para la tendinitis rotuliana.

Son muchas las posibles soluciones que puedes tener presente para solventar las dolencias producidas por la tendinitis rotuliana, a continuación te hacemos algunas recomendaciones, y con el cumplimiento de éstas puedes superar esa incapacidad temporal, y así evitar el desarrollo de una incapacidad definitiva en el futuro.

  • Correcciones. Es básico corregir lo que se está haciendo mal, ya sea antes, durante o posterior al entrenamiento. Para detectar lo que haces mal debes compartir tu rutina de ejercicios con un experto, y hacer al pie de la letra lo que te recomiende.

 

  • Hidratación. No menosprecies el valor que el agua tiene para tu organismo, especialmente para el tratamiento de la tendinitis rotuliana. El agua para todas las articulaciones de nuestro cuerpo es una especie de lubricante, que hará más simple el movimiento de nuestros huesos. Consume la cantidad de vasos con agua recomendados según tu rutina diaria.

 

  • Lo adecuado. Quizás el origen de la tendinitis pueda estar en la utilización de un implemento deportivo inadecuado, específicamente un calzado, razón que hace imprescindible el hecho de que cuando vamos a comprar un zapato hagamos un estudio de nuestros requerimientos y las características que el calzado debe tener.

 

  • Medicamentos. El uso de analgésicos, antinflamatorios o esteroides en el tratamiento de la tendinitis rotuliana debe ser recetado por un médico. No hagas caso de las recomendaciones que puedan hacerte otras personas, quizás lo que les ayudó a ellos no necesariamente tengo por qué caerte bien a ti. No te auto mediques.

 

  • Tranquilidad. El reposo de la zona de la rodilla por un período de tiempo puede ayudarte a estar sano, escucha las recomendaciones médicas al respecto.

 

  • Temperatura. Las terapias con temperatura son muy apropiadas en estas patologías, por ejemplo las empleadas con frio en la zona de las rodillas son muy beneficiosas.
  • Rehabilitación. En algunos pacientes es necesario el uso de terapias para poder tener los resultados esperados, entre las terapias podemos contar con los masajes e incluso tratamientos con láser. Dichas rutinas terapéuticas deben ser recomendadas y aplicadas por un especialista en la materia.
  • Cirugía. Es la última opción, pero a veces la necesaria y determinante, si las dolencias aún siguen con la aplicación de los procedimientos anteriores, lo recomendable es recurrir a la cirugía para solucionar perennemente el problema.