Todas las implicaciones para el tratamiento del pie de atleta.

Esta molesta dolencia se origina por el contacto que tienen nuestros pies con hongos y bacterias que proliferan en lugares muy húmedos, por ejemplo el suelo de baños, áreas de piscinas o lugares públicos con pocas condiciones de salubridad. Es por ello, que se hace importante conocer cuáles son las medidas que se deben tomar en el tratamiento del pie de atleta, además en las siguientes líneas resaltaremos cuales son los síntomas y formas de prevención. Para los corredores, y para los deportistas en general, pueden ser habituales tener este tipo de males, es por ello importante que tengas presente siempre todas las recomendaciones que te plantearemos.

¿Hongos en las uñas de los pies?

Este puede ser uno de los primeros signos en la aparición del pie de atleta, unido al surgimiento de mal olor y laceraciones en toda la zona plantar del pie, todos los síntomas van a depender del tiempo que lleva el individuo con el padecimiento. En el caso de los hongos en las uñas de los pies, que es lo más frecuente que se comienza a sobrellevar, se aplican primeramente antimicóticos puntuales. Todo el tratamiento dependerá de la detección temprana y clara de que verdaderamente es pie de atleta y lo avanzado que la enfermedad esté.

Para el tratamiento del pie de atleta es clave el diagnostico.

Para llegar a un diagnóstico correcto se tienen que hacer una serie de exámenes importantes, el principal y más certero es la realización de un examen microbiológico a partículas de piel extraídas de la zona afectada, luego de una evaluación visual por un especialista y analizado el historial clínico del paciente. Estas pruebas son importantes porque los síntomas se pueden confundir con otras enfermedades de la piel, un diagnostico errado puede hacer más tardío la aplicación de un tratamiento que verdaderamente solucione la situación. Otro de los elementos que pueden intervenir perjudicialmente son los remedios para pie de atleta que están basados en recomendaciones caseras, que en muchos casos no contribuyen a su correcta mejoría.

Tratamiento del pie de atleta y su prevención.

Lo más básico es la utilización de antimicóticos tópicos, además de bifonazol y jabones o lociones para los pies con sulfato de selenio. Pero lo más importante en estos casos son las medidas que la persona tome sobre cómo curar el pie de atleta, para ello es importante que nuestros pies no tengan contacto directo sobre superficies húmedas y poco salubres. Es importante también no permanecer por mucho tiempo con los pies húmedos, o que estos suden profusamente, también es clave tener un calzado adecuado. En algunos casos las lesiones podrían ser graves, que hacen que el tratamiento contra la infección sea más prolongado.

Recuerda, secar bien tus pies, usar calzado mientras uses duchas públicas, usar polvos o lociones que prevengan infecciones o que eviten éstas proliferen por la humedad. Incluso, dentro de los remedios para el pie de atleta está el cambio periódico de calcetines y no utilizar un calzado que impida la transpiración del pie. Ante cualquier duda, siempre será importante una revisión médica, pero por ninguna circunstancia deberías auto medicarte.