Yoga: Excelente actividad complementaria para el running.

Siempre hemos mencionado la importancia de tener una actividad física complementaria al running, que además de proveernos una mejor capacidad real, pueda también ser signo de descanso activo y relajación. El yoga es una disciplina que te puede proveer todo lo que estás buscando para ser un complemento ideal del atletismo. A continuación resaltaremos todas las bondades que el yoga puede ofrecerte, contribuyendo así en el desarrollo de tu persona como un individuo integral.

El yoga te ayuda a correr mejor.

Al realizar continuamente esta disciplina milenaria, tendrás la oportunidad de disfrutar de una mejora sustancial de tu desempeño deportivo en el running. Se hará evidente que el desarrollo constante de tus aptitudes por medio del yoga repercutirá en que serás mucho menos propenso a sufrir lesiones. El yoga no se centra en un área del cuerpo específica, sino que busca ejercitar todas las áreas de éste, y no solo eso, sino que principalmente aspira a hacer una conexión perfecta entre cuerpo y mente. Es también de resaltar que el yoga fomenta la elasticidad del cuerpo humano, cualidad muy valiosa para cualquier disciplina deportiva, especialmente para el running.

El yoga te ayuda en el fortalecimiento muscular.

Es muy importante para cualquier deportista la fortaleza muscular que pueda adquirir, y esto es mucho más resaltante en los atletas running que necesitan un desarrollo muscular gracias a que casi diariamente someten su cuerpo a un entrenamiento continuo, específicamente de los grupos musculares del área de las piernas. El yoga puede además ofrecer un complemento ideal porque puede proveer disciplina para el runner. Si por algún motivo la disciplina no es un aspecto que nos caracterice en la ejecución de nuestro entrenamiento running, el yoga puede ser ese mecanismo que haga falta para que la disciplina se fortalezca en nuestra conducta deportiva.             

El yoga te ayuda a manejar los niveles de estrés.

Son muy diversas las fuentes de estrés que tenemos en nuestra cotidianidad, los problemas familiares, laborales, económicos, sociales, todo forma parte de un coctel perfecto para que estemos estresados. Las características del yoga como actividad física, nos permiten aliviar los niveles de estrés. En este punto es de resaltar que también el running por sus características nos puede ayudar a manejar el estrés del día a día, sin embargo, para aquellos runner que están absortos en competencias cada semana, la preparación para dichas carreras puede ser también motivo de estrés. Por lo  tanto, el yoga es ideal para llegar a ese equilibrio interior tan anhelado por cualquier persona.

El yoga nos ayuda experimentar criterios diferentes de entrenamiento.

El yoga siempre tiene una premisa clave y es la relajación, esa es la razón por la cual es tan popular entre tantas personas, y que lo hace un entrenamiento diferente a cualquier otra disciplina deportiva. En casi todos los deportes la idea de competencia es fundamental, en el caso del yoga no, estoy seguro que nunca has visto o escuchado de una competencia de yoga. El objetivo principal siempre va a ser la relajación, el fortalecimiento del cuerpo y de los pensamientos.  

El yoga se adapta a nuestros requerimientos.

Si tenemos una necesidad específica por la cual acudimos a practicar yoga, muy probablemente el instructor de esta disciplina va a diseñar una rutina de ejercicios que satisfaga ésta necesidad. Otra de las bondades del yoga es que podemos hacerlo en el tiempo y lugar más cómodo, ya sea acudiendo a un centro especializado en el horario más conveniente para nosotros, o que un instructor vaya a nuestra casa, clases grupales o personalizadas, incluso hacerlo solos en casa observando un tutorial por internet. No hay límites de tiempo, si deseamos una rutina larga la tendremos, si a cambio es necesario que sea corta, pues así será.

El yoga no busca la fatiga, sino mejorar nuestra actitud en la práctica del running.

El hecho de que el objetivo del yoga no sea la fatiga física, no quiere decir que no vayamos a obtener una mejor condición con su práctica, pero su principal función es cambiar nuestra actitud hacia la vida, y por supuesto que si hay una mejora en la forma en que enfrentemos las circunstancia cotidianas en la vida, pues lo mismo permeará hacia el running. Tener una disciplina alternativa que fomente en nosotros la relajación, actitud positiva y conexión con nuestro interior y la naturaleza, sin duda será una disciplina valiosa de practicar.