Correr en la Hora de Almuerzo Elimina el Estrés

 

El compañero que tiene siempre consigo zapatillas running, pantalones y camisa deportiva, y todas esas personas que vemos correr en el parque en la hora del almuerzo, tienen una razón en común: basta salir a trotar o realizar una caminata veloz entre los compromisos de la mañana y esos de la tarde, y se regresa a trabajar con las ideas más claras y con la mente despejada.

 

Esta intuición de buen sentido tiene también una evidencia científica: según un estudio publicado en el Journal of Enviromental Psychology, las personas que en la hora de almuerzo hacen algún ejercicio físico en la naturaleza, regresan con niveles psicológicos y fisiológicos de estrés decididamente más bajos.

Los Parques Mejoran el Humor y el Rendimiento en el Trabajo

El estudio ha sido llevado a cabo por un grupo de investigadores de diversas universidades finlandeses que han estudiado a 76 personas a quienes les fue solicitado pasar la mitad de la jornada en un parque de la ciudad, en un área verde y en una zona densamente urbana o, en un centro comercial.

¿Quieres saber cuál fue el resultado?

Quien había estado en la naturaleza, bien sea un parque de la ciudad o una verdadera área natural, había regresado al trabajo demostrando niveles superiores de vitalidad, energía, creatividad, y productividad. Quien en cambio se había dedicado a las compras en los centros comerciales o a un simple paseo, donde se sentían ruidos y el smog del tráfico metropolitano, había regresado a la oficina con sensaciones positivas disminuidas.

¿Cuál es la Hora Ideal Para Practicar Deportes?

Muchos se preguntan cuándo es mejor hacer actividad física en el curso de la jornada. Para responderla y encontrar la hora ideal para practicar deportes, hace falta saber que el movimiento físico interviene en uno de los ritmos biológicos principales:

  • La alternancia entre el sueño y la vigilia.

Y obviamente el cuerpo está fisiológicamente predispuesto a moverse de día y a reposar de noche. Esta predisposición se refleja en una serie de factores fisiológicos que tienen que ver con la producción de hormonas, la presión en la sangre y el latido del corazón, que no son constantes, sino que cambian continuamente durante las 24 horas. Por ejemplo, la hormona del crecimiento GH, presenta tres picos significativos durante la jornada (en la primera y cuarta hora sucesiva al sueño y en la primera hora de la mañana).

Por su parte, la testosterona (hormona androgénica) presenta dos picos (entre las 6 y 7 de la mañana y alrededor de las 17.30 horas), en lo que se refiere al cortisol (hormona del estrés) su máximo se encuentra entre las 7 y las 8 de la mañana.

Todos estos aspectos influyen en nuestra capacidad de practicar una actividad física. Dicho esto, es también cierto que no todos tienen la suerte de poder elegir el momento perfecto para dedicarse al deporte, y permanecen siempre bajo las predisposiciones personales, entre quienes son matutinos, o quien en cambio prefiere entrenar en la noche.

Sin embargo, no podemos ignorar que la cronobiología, es decir, la ciencia médica de nuestro organismo en las diversas horas del día y de la noche, nos ayuda aconsejándonos de las mejores horas en las cuales podemos desarrollar las diversas actividades.

Así que, dependiendo de tus preferencias, y de la disponibilidad de tiempo libre, puedes elegir entrenar en la mañana, hacer deportes en la tarde, o salir a correr en la noche. Lo importante es ser constantes con lo que hacemos, y saber disfrutar sanamente de los beneficios de la carrera en nuestro cuerpo y para la relajación a nivel mental. ¡No esperes más, y sal a correr!