Dieta equilibrada para corredores de fondo

Comer sano no tiene por qué ser difícil ni costoso.  Una de las mayores excusas para no iniciar una alimentación más saludable es porque hay que invertir tiempo y gastar mucho. Pero, lo ideal es comenzar con buenos hábitos alimenticios para prevenir enfermedades y llegar una vejez sin complicaciones.

¿Qué es una dieta equilibrada?

es aquella que te proporciona los sustratos de energía. Es decir, glucógeno (carbohidratos), ácidos grasos y proteínas. Esto permite que tu cuerpo funcione de manera adecuada, aprende cómo llevar una dieta equilibrada.

 

Lo primero que debes tratar de hacer en lo posible, es preparar las tres comidas (desayuno, almuerzo y cena) en el hogar. Esto te permite controlar en primer lugar las cantidades de comida a servir, la clase de sal, azúcar, grasas, entre otros a utilizar para preparar los platos, y ahorrar costos, puesto que un plato en un restaurante cuesta mucho más dinero de lo que se podría gastar en casa.

Como se comprobó frecuentar restaurantes de comida rápida al menos dos veces a la semana aumenta 56% el riesgo de padecer una cardiopatía isquémica. También, se tiene registro de una relación directa entre una alimentación no saludable y enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo tener una dieta equilibrada?

La mejor solución es cocinar un día verduras al horno, legumbres y ensaladas, para que no haya necesidad de salir a comprar en la calle durante la semana. Opta por lo sano, todo lo verde y natural, como lechuga, papa, cebolla, perejil, cilantro, auyama, apio, pimentón, y todas las opciones naturales existentes.

Una actividad que se está aplicando en el mundo cada vez más, es cultivar en algún espacio de tu hogar. Si no se tiene mucho espacio es posible sembrar lechugas o tomates chérrys en una maceta ubicada en el balcón. Si por el contrario, se dispone de un jardín, puedes sembrar plantas aromáticas para aderezar platos sanos; además cultivar frutas, verduras y hortalizas.

Para comenzar un estilo de vida saludable y bajar de peso, lo mejor es no hacer dietas estrictas, que a la larga afecten la salud de nuestro organismo. Se recomienda ser más responsable y consciente de lo que entra al organismo. No te llevas por opciones milagrosas como “dietas detox” o alimentaciones que eliminen uno de los grupos de alimentos, como es el caso de comer solo proteínas.

Por su parte, es importante evitar la monotonía, pues que, esto provocará que se opten por platos no sanos para el organismo. La base de una buena alimentación es la variedad, y para ello es importante aplicar la imaginación y saber combinar los ingredientes que se tienen a mano. Lo natural siempre será la mejor opción para ganar y gastar menos dinero.

 

Vale acotar que disminuir el uso de desperdicios, es también una buena estrategia para tener una dieta equilibrada. Existen páginas web que ayudan a reducir los desperdicios de comidas proporcionando consejos para mejorar el tamaño de las raciones, cómo mantener frescos los alimentos por largos períodos de tiempo y con recetas para reutilizarlos de distintas maneras.