Los niños y el running.

Prácticamente desde el preciso momento que somos padres, queremos iniciar la planificación de la vida de nuestro hijo, nos comienzan a preocupar los criterios que utilizaremos para su crianza, así como también empezar a conocer el temperamento nuestro bebé. Si somos personas relacionadas con el running, seguramente pasará por nuestra mente el pensamiento sobre cómo y cuándo introduciríamos a nuestro pequeño o pequeña en el mundo del deporte. Más adelante te daremos ciertas recomendaciones sobre cómo debe ser la entrada de nuestros hijos al ámbito deportivo, cuales son las consideraciones que debemos realizar, así como las conductas que debemos evitar en ellos y en nosotros.

El correr, un comportamiento innato en los niños.

Como te habéis podido dar cuenta, los niños prácticamente empiezan a correr antes de comenzar a caminar, quizás te pueda parecer ilógica esa afirmación, pero no es así,  fíjate como desde que empiezan a gatear lo hacen a gran velocidad, es decir llevan de forma innata el deseo de ir rápido. Todo niño lleva intrínseco el deseo de correr, muchas veces nosotros los padres somos quienes de forma inconsciente podemos contribuir a aplaudir ese comportamiento o a coartarlo. Por lo tanto, no seamos contradictorios cuando tenemos el deseo de que nuestro hijo se involucre en el mundo running, no lo frenemos si quiere correr. Seamos unos padres equilibrados en nuestro comportamiento, promovamos el desarrollo integral de nuestros hijos.

Deporte para niños: ¿Lo que ellos quieren o nosotros queremos?

Como decíamos anteriormente, quizás nosotros podemos tener el deseo de que nuestro hijo se involucre en un deporte especifico, que la mayoría de las veces es el que nosotros practicamos o nos gusta, sin embargo, muchas veces nuestro gusto personal no es el mismo que nuestro hijo tiene, por lo tanto debemos promover e incentivar que nuestro hijo practique el deporte para niños que más le gusta. Esto no debe limitarnos en nuestra labor de padres como orientadores, sino pensemos que durante el transcurso de la vida nuestros hijos siempre se van a enfrentar a la toma de decisiones, contribuyamos desde hoy en su independencia emocional, seguridad y autoestima.

¿Exageramos el espíritu competitivo de nuestros niños a través del running?

Toda actividad deportiva que practica un niño menor de 10 años tiene como principal objetivo su formación, es decir, no importaría mucho cuales son los resultados que obtiene, está en los años donde se puede equivocar, si es que tiene planteado en el futuro continuar esa misma disciplina deportiva y ser un competidor, por lo tanto no debemos exagerar en el deseo de que nuestros hijos tengan un desmedido espíritu de competencia. En el running es muy probable que esto surja, mucho más cuando los padres lo practican. Esto no quiere decir que no vamos a inculcar en nuestros hijos el deseo de ser mejores, sino que aún no es el momento.

El uso de la tecnología y su relación con las actividades para niños.

Los últimos años han sido signados por el uso de la tecnología, lo cual es positivo, el problema surge en cuando el manejo de dispositivos electrónicos desvía nuestra atención de otras cosas importantes, por ejemplo la práctica de actividades para niños, que en este caso podrían ser las deportivas. Actualmente un niño puede preferir estar sentado jugando con un teléfono inteligente, que practicando algún deporte en un parque al aire libre. Este tipo de comportamiento ha hecho que sean alarmantes los niveles de obesidad infantil en la actualidad. Como padres debemos equilibrar este tipo de conductas, porque no es malo que nuestros hijos tengan una intensa relación con la tecnología, pero que eso no los lleve a alejarse de otras acciones que también son beneficiosas para ellos.

¿Desde qué edad puede introducirse al niño en el running world?

Un niño a la edad de 5 años ya ha adquirido un buen desarrollo psicomotriz, por lo tanto esa puede ser la edad para que inicie su introducción al running world. Después de los 12 años ya está en la capacidad de empezar a competir formalmente, eso no quiere decir que antes no pueda participar de carreras, pero a los 12 años ya se le pueden empezar a promover de una mejor manera técnicas y aspectos relevantes del running por su madurez mental.

¿Con que frecuencia podría practicarse un deporte para niños?

La periodicidad la puede signar las condiciones físicas del niño, su edad, e incluso el tipo de deporte para niños que quiere  practicar, pero en el caso del running, se recomienda al menos unas tres veces a la semana con una duración máxima de una hora. Ese tiempo y periodicidad semanal serán suficiente por los momentos.

Los beneficios de correr para los niños.

Mucho más que significar una complacencia para los padres, la práctica de una actividad deportiva como el correr va a contribuir en la salud de los pequeños, además de crear en ellos el sentido de responsabilidad, disciplina, desarrollo mental y social. Por lo tanto, es muy recomendable que a su debido tiempo, incentivemos en nuestros hijos la práctica del running.