La Importancia de la Mente en la Carrera

 

Existen competencias que no se pueden enfrentar sólo con el físico. La mente y la capacidad de sentirse en sintonía con el ambiente circundante marcan la diferencia, pues tiene un rol fundamental en la carrera de resistencia. Por lo que, entrenarla junto con el cuerpo puede ser (a menudo) lo que nos haga alcanzar o fallar en nuestro objetivo running.

 

Cuando corres con la mente, esto te ayuda a sentir el cuerpo más ligero, con un ritmo constante, siguiendo un ciclo de movimientos continuos, sin pausas, automáticos, mientras que la mente proyecta imágenes positivas: la llegada a la meta, las personas que te esperan, la gloria de una medalla.

La proyección mental, sentir las ganas de llegar a la meta sin la ansiedad del resultado, nos permite experimentar sensaciones de felicidad y representa un impulso mental para nuestro cuerpo.

Entrena la Concentración Mental Para la Resistencia

La mente en el deporte es fundamental, sobre todo en los deportes que requieren mucha concentración como lo puede ser la carrera. La resistencia no es sólo un factor, sino una característica fisiológica, entendida como la capacidad de soportar la fatiga por largos períodos de tiempo, pero también puede ser entendida como:

  • La capacidad mental de afrontar la fatiga en las carreras de larga duración.

La diferencia entre los que enfrentan una competencia running y los que continúan a repetirse que correr una maratón es una tarea imposible se encuentra en el factor mental.

La Primera Regla Es…

Si hablamos de prepararse para una maratón, no sólo es importante entrenarse duramente a nivel físico, sino que se convierte en una tarea que muchas veces ocasiona cierto estrés mental para poder gestionar todos esos meses de entrenamientos intensos y largos.

La primera regla es:

  • Perseverar. Y jamás renunciar a las primeras dificultades, no dejarse llevar por las emociones negativas que en cualquier momento te podrían hacer renunciar durante una preparación larga e intensa, en donde están siempre presentes esos momentos de incomodidad y fatiga.

Lo más oportuno es saber afrontar los desafíos, sin tirar la toalla ante las adversidades y problemas que se presenten.

  • Jamás hablar de derrotas. Lo primero que se debe hacer cuando iniciamos a entrenar para prepararnos para una maratón es pensar siempre en manera positiva, y ver el vaso medio lleno, en lugar de medio vacío. La derrota no debería ser entendida como un fracaso en la competencia con respecto a cualquier otro runner, en cambio es una derrota personal si renuncias ante las primeras dificultades de una maratón.
  • Darlo todo en la carrera. Todos nosotros sabemos que correr una maratón no es un paseo, sino un momento en donde debemos dar el máximo de nosotros para saber superar las dificultades que se presentan en el camino. Es fácil lamentarse que es duro correr por tanto tiempo, pero será más difícil si no aprovechas tu capacidad mental para saber afrontarla.
  • Insiste y verás los resultados. Podría suceder que, en tu primera competencia de maratón, las cosas no salgan como las esperabas, pero esto no tendría que representar un fracaso para ti, sino una manera de impulsarte a entrenar más duro para una próxima competencia. Por eso, insiste y verás los resultados.
  • Analizar los mensajes del propio cuerpo. Es fundamental saber captar y analizar los mensajes del propio cuerpo, interiorizarlos y entender cómo reaccionar en cada momento. Es importante conocer nuestros propios límites, sobre todo los mentales para poder intervenir en cada momento y no dejarnos dominar por el conflicto interior.

Es esencial comprender nuestro potencial físico y mental, pues esto nos permite liberar y desarrollar la fuerza adecuada para alcanzar el éxito establecido.

  • Cualquiera que sea el problema puedes enfrentarlo. En cada situación, siempre hay una solución.
  • Encontrar las motivaciones adecuadas que nos impulsa a correr. Plantéate un objetivo a corto plazo (por ejemplo, correr 1 hora cada día), un objetivo medio (correr 2 horas seguidas) y uno a largo plazo (correr una maratón).

Y para cada objetivo debes ser entusiasta en tu entrenamiento, y ser creativos para evitar la monotonía y el abandono de la carrera, alejando de tu mente el objetivo de participar en una competencia. Encuentra las motivaciones, aunque sean pequeñas, para correr solo o en compañía, en lugares naturales y relajantes para tu mente.