Lo que todo corredor debe eliminar de su dieta.

Probablemente una de las motivaciones que tuviste para meterte en este mundo del running fue bajar de peso, porque supiste que entre la amplia gama de beneficios que el running aporta a la vida de quien lo practica esta la obtención de una mejor condición física. Quizás en ese momento y ahora, estas luchando para eliminar algunos kilos de más, lo cual solo puede ser posible si excluyes de tu dieta algunos alimentos, que además de hacerte ver poco estilizado, tienen un repercusión directa sobre tu calidad de vida. La comida dañina te ofrece placer en el primer momento, sin embargo, es un placer que se pagará a un precio  muy alto con el transcurso del tiempo. A continuación te daremos una lista de los platillos que debes eliminar de tus comidas lo antes posible, y son los siguientes:

  • Azúcar. El azúcar se caracteriza por ser un enemigo sigiloso, esto debido a que nunca has visto a nadie decir que se ha comido un platillo de azúcar, sino que la azúcar como endulzante entra en casi todos las preparaciones, pudiendo abusar incluso de su presencia. Si quieres mantener una buena salud debes eliminar la azúcar de tu alimentación. Tengo un buen artículo sobre este enemigo  http://www.atletismoarjona.com/mis-propios-articulos-15/azucar--el-dulce-veneno-125 

 

  • Frituras. Si de verdad tomáramos una decisión en pro de nuestra salud, evitaríamos  el consumo en nuestra dieta de alimentos fritos. Las grasas que ingerimos a través de las comidas fritas van directamente hasta nuestras arterias, trayendo como consecuencia su obstrucción y sufrimiento de enfermedades del corazón. 

 

  • Alimentos rebozados. Los alimentos, si además de fritos los revestimos con huevo y pan rallado, estaremos introduciendo en nuestro cuerpo una muy deliciosa bomba de tiempo. Si de verdad queremos ser un corredor saludable, es imprescindible cambiar la cocción de los alimentos de rebozados a horneados o al vapor.

 

  • Helados. Muy ricos y refrescantes, pero llenos de grasa y azúcar. Si queremos consumir helados, podemos hacerlos en casa con frutas naturales, incluso su preparación puede ser una excusa perfecta para compartir en familia. Así mismo, el hecho de dejar de comprar este tipo de postres nos permitirá ahorrar. 

 

  • Embutidos. Son alimentos procesados cuya principal carencia es la inclusión de muchas sustancias persevantes para su conservación, lo que hace introduzcamos toxinas en nuestro cuerpo. La nutrición no debe estar basada en productos que acumulan tantos niveles de grasa. Se ha comprobado que los embutidos tienen ciertos elementos que pueden generar adicción en los consumidores. Pero ojo , una idea sería comerlo una vez a la semana, no seamos tan drásticos.

 

  • Refrescos. El alto nivel de gas, unido al de azúcar, hace de las bebidas gaseosas un acompañante perjudicial para nuestras comidas. Si somos corredores que nos preocupamos por nuestro bienestar, es el momento de dejar de tomar cualquier tipo de refrescos. Aguaaaaaaaaaaa.

 

  • Pizzas. Esta deliciosa comida aporta una importante cantidad de calorías a nuestro cuerpo cuando la consumimos, la principal falencia que la hace estar en esta selecta lista de alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta, es porque para su preparación se involucran muchas grasas, condimentos y alimentos que unidos hacen que los niveles calóricos exploten. 

 

  • ALCOHOL . Tremenda ingesta de calorias, y por su puesto evitarlo es lo 1º.

 

  • Aderezos comerciales. Es muy diversa la cantidad de aderezos que podemos encontrar en el mercado, pero también están llenos de aceite, grasas, condimentos, entre otros, que pueden dañar nuestras ensaladas. No habremos evolucionado nada si a una saludable ensalada, anexamos un aderezo poco sano. La invitación es a que nosotros mismos hagamos nuestros aderezos, basados en frutos, vegetales, legumbres y verduras. El ajo y la cebolla pueden ser fundamentales.

 

  • Bollería . Lamentablemente casi todos los panecillos preparados en una panadería están llenos de grasa y azúcar. Los niveles de grasa de las preparaciones hechas con hojaldre tienen unos niveles abismales de grasa que atentan definitivamente contra nuestra nutrición. Una buena opción es aprender a hacer estos productos en casa, considerando recetas saludables. Suelen ser alimentos energéticos, ricos en hidratos de carbono y grasas. Además contienen algunos minerales y vitaminas, que dependen especialmente del tipo de grasa empleada. Un consumo elevado puede suponer un exceso calórico. Por tanto, si se incluyen en la dieta, deberá hacerse con moderación y de forma esporádica. La calidad de la grasa de estos productos determinará en gran medida las recomendaciones de su consumo. Aquellos que aporten mayores cantidades de ácidos grasos saturados y de tipo «trans», son los que más debe moderarse su consumo, frente a los elaborados con grasas mono insaturadas y poli insaturadas.

  

  Nuestra nutrición debe estar basada principalmente en productos naturales: verduras, legumbres, frutas, granos y frutos secos, sin olvidar las pro. El paso del tiempo evidenciará la poca necesidad que tienes de ellos y tu cuerpo lo agradecerá.